desde mi córner

Luis Carlos Peris

En el túnel surge el esperpento

A la misma vez que se abre el melón de una situación terrorífica, el autor del estropicio protesta por fruslerías

COINCIDIENDO en el tiempo con la apertura del melón, con el conocimiento oficial de cómo están las cuentas en el Real Betis Balompié surge una humorada más de la parte contraria. La parte contraria al por siempre Rel Betis Balompié ya quedó claro que es la persona que llevó al club a este estado de cosas. Bueno, pues esa parte tan contraria al pasado, el presente y el futuro del club ha vuelto a manifestarse de manera hilarante, de una forma que mueven a carcajearse si no fuese porque la situación de lo único importante, el Betis y cuanto representa, es para ponerse a llorar desconsoladamente y sin fecha de caducidad.

Protesta el enemigo del Betis por la forma de comportarse los administradores judiciales en el apartado social. Eso de que anden en la ímproba tarea de estar devolviéndole al Betis el carisma que destrozó el enemigo es reprobado por éste, por el mismo que llevó a un Betis puesto a cero por el Plan de Saneamiento del 92 a concurso de acreedores y a una penuria que vamos a ver cómo supera. La empresa más solvente de Andalucía, entidad que no le debía un duro a nadie, resulta abocada a vivir de las sobras de los demás y el que la llevó a este estado de cosas tiene la desfachatez de revestirse de una dignidad impostada y criticar, sobre todo, las buenas maneras.

Tremendo el melón que abrieron antier los administradores concursales, con un plan de viabilidad severísimo y con unos raíles de los que no se puede descarrilar. Peligro de liquidación en el caso de que se incumpla algún pago, prohibición casi de bajar a Segunda porque las cosas se irían a un reto casi imposible para la supervivencia, cifras terroríficas, por delante diez años de túnel negro como la noche... Y, paralelamente, resulta que el causante de todo este estropicio tiene su enésima salida de pata de banco clamando contra los que han de llevar la barca y no por cuestiones trascendentes, sino porque comen o van a hospitales y colegios. Qué esperpento...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios