José Manuel Menudo / Profesor De La Universidad Pablo De Olavide

El turismo se desmarca de la crisis

ENTRE la lluvia de cifras negativas que ha caído esta semana (desempleo, índice de producción industrial...) se han hecho notar los primeros datos sobre el sector turístico de 2008. Aunque son cifras modestas, reflejan el buen comportamiento de la actividad, en una coyuntura de desaceleración económica y con un contexto internacional poco favorable; el consumo de las familias españolas se modera, la apreciación del euro encarece la oferta y aparecen destinos más baratos.

Durante el pasado enero, el número de viajeros se incrementó en España un 3,6 por ciento en relación con el mismo mes de 2007. En cifras absolutas, fueron 141.689 nuevos viajeros, de los que 72.856 no eran extranjeros. Gracias a ello, se alcanzaron 12,6 millones de pernoctaciones en establecimientos hoteleros, un 2,3 por ciento más (entre los residentes repuntaron un 0,8 por ciento, y entre los no residentes, un 3,6). Por otra parte, la estancia media se mantuvo cercana a las tres noches.

España continúa siendo muy competitiva como destino para el turismo internacional, pese a la nueva competencia de los países balcánicos. Los principales mercados emisores de turistas internacionales volvieron a ser en enero Alemania y Gran Bretaña (concentraron el 54,6 por ciento de las pernoctaciones realizadas por los no residentes), aunque la fortaleza del euro penalizó las visitas de los británicos (cayeron un 1,2 por ciento). A continuación se situaron Italia, Francia y Bélgica, con alzas en las pernoctaciones de los turistas procedentes de allí del 4, el 9,1 y el y 0,7 por ciento, respectivamente.

El destino con mayor aceptación entre este turismo fue Canarias, que absorbió más del 50 por ciento de las pernoctaciones de extranjeros registradas en España el pasado enero. Le siguieron Cataluña (20 por ciento) y Andalucía (17).

En cuanto al turismo interior, Andalucía, Madrid y Cataluña fueron los principales destinos, si bien la evolución de las pernoctaciones en cada uno de ellos resultó bastante diferente: alza del 0,8 por ciento, caída del 0,4 y subida del 1,5. El comportamiento de la comunidad andaluza fue positivo, pues ganó 20.124 viajeros y 5.740 pernoctaciones. Es relevante que el sector continúe creciendo en temporada baja, porque los meses de invierno son los únicos en los que la región no supera el millón de viajeros. Otras comunidades, como Baleares, Murcia o Valencia han empezado el año perdiendo mercado. El único aspecto negativo en Andalucía fue el turismo internacional, pues los establecimientos hoteleros perdieron casi mil visitantes en (3.400 pernoctaciones).

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios