PASA LA VIDA

Juan Luis / Pavón

Las universidades de Sevilla quedan en muy mal lugar

SI el Sevilla y el Betis fueran colocados en la Tercera División por su deficiente nivel, pese a disponer de la ventaja de poder sustentarse en una enorme masa social para medirse con los de Primera, tamaño fracaso provocaría una fenomenal zapatiesta en la ciudad para no resignarse. En la Liga de las Universidades, un año sí y otro también, los rankings que se elaboran para comparar la calidad académica e investigadora en los principales países del mundo colocan en pésimo rango a todas las españolas, y en el pozo de la irrelevancia a las sevillanas. En el congreso de la Asociación Europea de Educación Internacional, celebrado en Dublín (Irlanda), se ha presentado la última edición del World University Rankings. La Hispalense queda situada en las que componen el grupo del 551 al 600. Ratifica el resultado del ranking más prestigioso, elaborado en Shanghai, que desde 2010 deja a la de Sevilla fuera del tramo que rondaba el puesto 500. Y la con sidera la decimocuarta de España por su nivel. A la Olavide la califica como la trigesimoquinta nacional. Pero ambas siguen instaladas en la autocomplacencia y el compadreo, pasando del desprestigio que reporta ese revés.

Y ahora se topan con la falta de dinero en sus arcas porque la Junta está tiesa. Pero esta no es la causa de haberse convertido en el reino de la mediocridad. Los catedráticos, profesores y grupos de investigación de sobresaliente nivel, que los hay en los dos campus, y son los primeros que sufren tan frustrante igualación hacia abajo, han de provocar una catarsis que remueva a la adormilada sociedad sevillana (clase política incluida),de espaldas a la importancia decisiva de las universidades para salir de la depresión económica o instalarnos en el subdesarrollo laboral. La Hispalense, la segunda en número de alumnos, no puede conformarse con ser peor, de promedio, que las de ciudades como Zaragoza, Granada, Salamanca, Santiago de Compostela, Valencia y Navarra, y a distancia cada vez mayor que las de Madrid y Barcelona. Salvo que el objetivo sea continuar dilapidando en los departamentos el dinero de los contribuyentes en favor de garantizarse puestos de trabajo para toda la vida, con un tuya-mía de repulsiva endogamia y fraude intelectual.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios