Desde mi córner

Luis Carlos Peris

De las urgencias y el apocalipsis

Este otro sábado trascendente, lo cierra un Sevilla urgido y lo abre un Betis al que le auguran calamidades

ABRIMOS los ojos ante un sábado más que no es, precisamente, un sábado más. Como es habitual y por razones que son obvias, el Betis ejerce de telonero y todo se cierra con el Sevilla en el corazón del Mediterráneo. Choca, pero hay que insistir en que no son finales aunque lo parezca, pero de lo que no cabe la menor duda es de que al Betis se le va acabando el tiempo para que las cosas sean como deben ser y que el Sevilla afronta una colisión crucial para no darle tres cuartos al pregonero y para descabalgar de la carrera al Mallorca, inopinadamente erigido en su enemigo más directo a estas alturas de curso.

Por ahí, por Son Moix hoy Ono Estadi, se le fue al Sevilla la Liga que tuvo más cerca desde aquella que le birlaron al alimón Azón y su ayudante Saz, catalanes ambos y de infausta memoria para el sevillismo. El Mallorca actual es un milagro viviente, un equipo hecho de retales y que Gregorio Manzano ha cohesionado de manera espectacular para hacer de su campo un fortín y de la ley concursal un trampolín para el edén de la Champions. Urge, por tanto, que el Sevilla vuelva a darle a la Liga lo que es de la Liga y que esta noche en Palma saque el equipo lo mejor de su repertorio para que el Mallorca no pase de enemigo corriente a directo rayando la pesadilla.

Abre la tarde el Betis de Víctor y lo hace acuciado por los vaticinios de Pepe León, quizá los más certeros que salen de su boca en muchas lunas. Tildado de apocalíptico, su discurso es tan real como la vida misma, tan crudo como está de crudo el día a día del Betis, todavía Real Betis Balompié. Lo que vaticina León es mucho más real que aquello de Ángel Martín cuando dijo que la economía del club estaba más sana que las del Real Madrid y el Barça. Cosas veredes, Mio Cid, por lo que convendría embocar esta cita de hoy con el Albacete como asignatura de obligado cumplimiento para que la apocalipsis no llegue mucho antes de lo que profetiza Pepe León.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios