La esquina

josé / aguilar

La utopía divide al bipartito

NI los recortes, ni los presupuestos de la austeridad, ni el escándalo de los ERE, ni el banco público ni el banco de tierras. Lo que está provocando la mayor tensión entre PSOE e IU, los dos socios del Gobierno bipartito de la Junta de Andalucía, es la Corrala Utopía.

Los okupas que fueron desalojados el domingo de las viviendas propiedad de Ibercaja en un barrio sevillano en las que permanecían desde hace casi dos años habían acampado delante del Ayuntamiento en plena víspera de la Semana Santa. Eran pocos, bastantes menos de los que iniciaron la ocupación, pero bien arropados, precisamente por Izquierda Unida, que ha pretendido hacer de la Corrala Utopía un símbolo de la lucha contra los desahucios y por el derecho a la vivienda. Han apoyado a los okupas desde el primer momento y, de alguna manera, los han dirigido, todo ello dentro de su estrategia de combinar la acción institucional y el combate callejero.

Repasemos lo ocurrido en las últimas horas. Los dirigentes de IU se han volcado en al apoyo a los acampados a las puertas del Ayuntamiento, exigiendo al gobierno municipal de Zoido (PP) que facilitara buena parte de las viviendas necesarias para albergar a las familias afectadas, a lo que el alcalde replicó que hay una lista de 12.000 familias esperando pisos baratos e inscritas en el registro correspondiente y que no puede saltarse a la torera los criterios legales que establecen el orden de entrega de las viviendas disponibles.

La respuesta de la coalición ha sido contundente: la Consejería de Fomento y Vivienda, en sus manos, se haría cargo del problema y buscaría vivienda para los de la Corrala Utopía. Cuando ya estaban celebrándolo y el viceconsejero García Cebrián iba camino de comunicarles la buena nueva, llegó la orden de la Presidencia de la Junta decretando que estas familias recibirán ayudas de la Consejería de Asuntos Sociales (PSOE) por su situación social excepcional, pero no necesariamente mediante la entrega de viviendas prometida por IU.

La tensión es máxima entre los socios que gobiernan la Junta. Con toda lógica: para IU sería una auténtica derrota política el cauce en el que Susana Díaz quiere meter el conflicto; para Susana Díaz, que hoy recibe a Zoido, es inconcebible que el Gobierno andaluz que preside impulse una salida que se sitúa fuera de la ley. Las dos concepciones de la izquierda han quedado enfrentadas con toda crudeza. Continuará.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios