La ciudad y los días

Carlos Colón

Aquí sí vale todo

MANUEL Chaves ha dicho que "la suerte y el destino" de los cooperantes secuestrados dependen, en primer lugar, de las gestiones diplomáticas "que haga y está haciendo" el Gobierno. En segundo lugar, que son fundamentales la discreción y la prudencia de los medios de comunicación. Y en tercer lugar, ha acusado al PP de desarrollar una política "de tierra quemada" que "supedita" los intereses de España y de los ciudadanos a los de su partido, cuando "lo mínimo" que se espera del principal partido de la oposición es una actitud de "apoyo y conjunción de esfuerzos" con el Gobierno que está inmerso en gestiones "para salvar vidas". Cuando lo oí me quedé esperando a ver si decía algo sobre la parte que en la suerte y el destino de los tres cooperantes secuestrados corresponde a Al Qaeda del Magreb Islámico, la organización fundamentalista que se financia con secuestros y tráfico de drogas. Pero no oí nada. La suerte de los cooperantes, por lo visto, depende en mayor medida de la prudencia de los medios y del apoyo del PP.

Por su parte, Leire Pajín ha acusado a María Dolores de Cospedal de ser "desleal", no sólo al Gobierno, sino a España, por utilizar a los cooperantes para "intentar desgastar" al Ejecutivo de Zapatero, advirtió que "en política no vale todo" y, al igual que Manuel Chaves, reclamó "prudencia y unidad" a los partidos políticos y a los medios de comunicación porque esa será la "mejor garantía" para que se pueda lograr un "final feliz lo antes posible".

¿De qué se duelen, escandalizan o quejan Chaves y Pajín? ¿Qué piden? ¿Acaso desconocen que viven en la España de después del 11-M? ¿Acaso han olvidado lo que hizo y dijo su partido entre el 11 y el 13 de marzo de 2004? ¿Acaso han olvidado que tanto el PP, entonces en el Gobierno, como el PSOE, IU y las restantes fuerzas políticas fueron incapaces de comparecer unidas ante la ciudadanía? ¿Acaso han olvidado que el Gobierno mintió, ocultó o desinformó; que la oposición atacó, manipuló y hasta asedió sedes del PP; y que hubo una utilización torticera de los medios de comunicación afines a cada partido? ¿De qué se extrañan entonces Chaves y Pajín? Tenemos el Gobierno, la oposición y los medios que tenemos. No es cuestión de pedirle peras al olmo ni lealtad, patriotismo o sacrificio de los intereses particulares en nombre de los generales a quienes fueron protagonistas de aquellas infaustas jornadas en las que la lujuria de poder y la avaricia electoral pudieron más que el peor atentado de la historia de España, más que 2.000 heridos y más que 200 muertos. En España, desde 2004, todo vale en política.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios