La ventana

De / Luis / Carlos / Peris

A ver cómo escapa Canales de la trampa en que cayó

IDUDABLEMENTE, siempre uno es dueño de sus silencios y la mayoría de las veces se convierte en esclavo de sus palabras. Eso ha sido así toda la vida, pero ahora se acentúa la cosa con la presencia de auténticos piratas o terroristas que no observan unas mínimas normas de convivencia. Le ha pasado a Antonio Canales hace unos días aquí en Sevilla. Tras una rueda de prensa, el bailaor trianero se relajó y, con unas cervezas por medio, bajó la guardia para largar por esa boquita lo que no está en los escritos. Le dijo repetidamente fea a Cristina Hoyos y de todo a Joaquín Cortés y a Rafael Amargo, sobre todo a éste. Y lo hizo regodeándose con indudable zafiedad y en la creencia de que estaba en una reunión de cabales de la que no saldría una sola palabra. Que se creía eso Canales; un cámara que estaba allí se dijo ésta es la mía, aquí mi minuto de gloria, y la telebasura hizo el resto. Canales cayó en una trampa de la que vamos a ver cómo sale.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios