La ventana

Luis Carlos Peris

Otra vez remeros de la Plaza de España

COMO cantaba Perales, hemos vuelto a ser remeros de la Plaza de España de un plumazo, como si el tiempo no hubiese pasado tan lentamente. Viendo cómo su ría está nuevamente llena de agua se nos viene a la sesera la que, con la Giralda, era la primera postal de Sevilla. La magna obra de Aníbal González se convirtió en el siglo pasado en una de las primeras señas de identidad de una ciudad que había ganado considerablemente con la Exposición del 29, pero entre el vandalismo anónimo y la incuria conocida, la postal fue degradándose hasta causar grima verla. El escenario de tantas películas, de tantos espectáculos y de tantos juegos infantiles era un dolor de azulejería destrozada y de grietas en el fondo de un estanque que había sido punto de atracción para muchas generaciones de sevillanos. Ahora, con la ría nuevamente practicable, todos volvemos a creernos remeros de la Plaza de España.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios