La peatonalización de la Alameda de Hércules va dejando de ser lo que era: el orgullo del gobierno local. Desde hace días, los vehículos de los residentes aprovechan la ausencia de un bolardo a la altura de la calle Vulcano para volver a usar la vía pública como estacionamiento particular.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios