Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

Una vida

AHORA es la dueña de las tardes de los fines de semana, a lo cine de barrio, en Telecinco. Se le mueren los invitados a chorros, vaya racha, por cierto. Lo de Qué tiempo tan feliz es un magro principado para quien fue la dominatrix de las mañanas televisivas, cuando los famosos no salían en la foto si no iban a verla. A ella y a Rociíto o a Paco Valladares, en aquellos teatrillos de lavaderos de barriada.

La Academia de Televisión ha concedido el Premio Toda una Vida a María Teresa Campos, malagueña nacida en Tetuán. Por trayectoria, experiencia e influencia lo merece, aunque en el gremio se granjeara antipatías y enemistades. Los académicos demuestran que no tienen exceso de rencor y reconocen uno de esos valores fundamentales de nuestra televisión comercial. Lo ha vivido todo y siempre ha estado ahí, sería mentecato depreciarla o despreciarla por lo que hace ahora en su 'semiretiro' cantarín de Mediaset, tras haber afrontado enfermedades y vaivenes.

Se inició como artesanal locutora y fue periodista testigo de la transición en el Sur. Se trasladó a Madrid "entrada en años" para la época, en la pública Radiocadena y aprendió de la efímera presentación de La tarde antes de que se asomara por allí Pepe Navarro. Con una primera experiencia televisiva como aquella de 1984 pocos habrían remontado, pero María Teresa, Campos de España, siguió fraguándose en la radio hasta que pisó firme a la sombra matinal de Hermida, tres años después. Relevó en la tarde al onubense entrevistador real y ya nadie le quitó el sitio de privilegio. Durante 14 años fue la presentadora más seguida cuando los canales se contaban con los dedos de una mano. Sembró tulipanes y también cizaña. Cuando se dio el batacazo en su contrato por Antena 3, en su querida Telecinco le sirvieron una ración de acoso de las que quitan las ganas de volver a aparecer delante de una cámara. No le quedaba más salida que regresar a la 'casa'. Toda una vida. Un premio.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios