Crónica personal

pilar / cernuda

L o que el viento se llevó

LAS hemerotecas se utilizan a gusto del consumidor, y los consumidores más influyentes parecen coincidir en que todo lo relacionado con Podemos mejor es no meneallo, no sea que se les acuse de hacer el juego a Rajoy, el único que hasta el momento no duda en plantar cara a Pablo Iglesias y su muchachada. Y eso que decían que a Rajoy había que interpretarlo … Pues no es así en lo que se refiere a Podemos, no hay día, no hay hora, que no intente sacarles los colores. Material abundante hay para hacerlo, pero faltan ganas -o quizá valentía- para hacerlo.

Lo que prometía y defendía Pablo Iglesias se lo llevó el viento. La alcaldesa de Barcelona se acaba de marcar unas declaraciones en las que dice que contratar a su marido es "un chollo". El marido, con esa mujer, no necesita abuela. Explica además Ada Colau que no le pagará el ayuntamiento sino su formación política ¿Y quién paga a la formación política? ¿Ada Colau de su bolsillo? La colocación de parientes, parejas y ex parejas, en Podemos y partidos adosados es un escándalo. Tania Sánchez, que decía deletreando muy lentamente que no formaría parte del proyecto de Podemos, ya cuenta que le encantaría formar parte de sus listas.

Contrataciones aparte, lo que ha soliviantado a parte de la gente de Podemos es la fórmula que propone Iglesias para las primarias.Tan original que hasta ha inventado, o le han inventado, una terminología, "lista en plancha". Él presenta una lista única y bloqueada, con más de 300 nombres y, si se aprueba -que se aprobará porque para eso él manda- de ahí saldrán los candidatos a todas las listas españolas. Cuando le han tratado de afear la conducta, porque no tiene nada que ver con aquello que defendía, listas abiertas, responde que un dirigente político necesita un equipo de confianza, y que ese equipo debe salir de esa lista de posibles nuevos diputados de Podemos. Eso exactamente es lo que explicaban años atrás algunos de los políticos de los que hoy él abomina, políticos a los que llamaba despectivamente "casta".

La andaluza Teresa Rodríguez -a la que también le pareció buena idea contar con su pareja para las listas que ella elaboró- intenta plantar cara a Iglesias denunciando esas primarias que no tienen nada que ver con lo que se supone que son unas primarias; sin embargo, le va a ser difícil encontrar las miles de firmas que se necesitan para abortar la iniciativa, ya que Iglesias ha puesto el listón muy alto precisamente para salirse con la suya.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios