Sueños esféricos

juan Antonio Solís

villanos, 'héroes' y peinetas

CAÑAS tiró la caña y Medel picó. Cómo no iba a picar, si siempre pica. Cómo no iba a hacerlo, además, en un derbi. Cómo iba a reprimir su instinto recocido ya por el fuego verde que manaba de una grada resucitada y enardecida. Cómo se iba a convertir Medel de repente en un chico sensato y mesurado cuando martilleaba su conciencia, una y otra vez, el regalo a Pabón que actuó como un desfibrilador de última generación en un Betis con el encefalograma plano. Cómo ignorar el brazo pícaro de Cañas unos minutos después de que un asistente enervara a los de rojo con el discutido penalti de Fazio sobre Jorge Molina.

Era inevitable que Medel terminara de convertirse en el villano perfecto. Villano para los béticos y también para los sevillistas. Su frenesí incontrolable lo ha hecho un apreciable futbolista profesional. Esa agresividad desbordante hace que su equipo muerda donde se cuecen los partidos. Y encima, aparece de vez en cuando para hacer goles. Pero lo incontrolable de su frenesí tiene un lado oscuro cuya factura resulta ya muy gravosa para su club: el gol de Nosa Igiebor vino a añadir un cero a la cifra que figuraba en ella. Y no lo añadió a la izquierda, precisamente.

Ese tanto obró como un manto de alivio en Heliópolis, terminó de elevar al cadalso a ese villano perfecto... y desenmascaró a otro actor principal que entiende el fútbol desde los impulsos de su corazón. Porque nada racional ni cabal fue la reacción de Pepe Mel cuando supo que el Sevilla no abandonaría Heliópolis con los tres puntos. Esa grosera peineta, de pura víscera, expresó un profundo desahogo: igual que sevillistas y béticos pueden coincidir hoy en sus aviesas miradas a Medel, Mel debió temer, con el 0-3 en el minuto 33, que acabaría convirtiéndose en el héroe perfecto de esta ciudad. Que quisieran fotografiarse con él en esta Feria tanto béticos... como sevillistas. Sólo lo harán los primeros. Y alguno, con peineta.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios