la esquina

Por qué se votará el 22-M

QUÉ es lo que más influye en los españoles a la hora de elegir a su alcalde? Esa es una buena pregunta. De la respuesta que le dan depende mucho la estrategia electoral de los partidos y el tipo de campaña que preparan. Cada partido elabora su estrategia y organiza su campaña de acuerdo con lo que estima más productivo para él mismo, pero lo realmente importante es qué mueve a los electores cuando escogen personalmente una papeleta y rechazan las otras.

Los dos grandes partidos tienen claro su interés ante la campaña del 22-M. Al Partido Popular le gustaría que la campaña se centre en la política nacional y se convierta en un auténtico juicio sobre Zapatero. Sabe que éste ha entrado en una espiral de desprestigio probablemente irreversible y que la opinión pública mantiene una percepción muy negativa sobre la situación política y económica del país. Al Partido Socialista, claro, le pasa lo contrario. Lo que le interesa es poner el foco en cada ciudad y cada pueblo (su eslogan va en ese sentido) y que sus candidatos se presenten como mejores gestores municipales que los adversarios. España, como si no existiera.

Por eso es tan relevante conocer cómo acogerán los ciudadanos estos mensajes contrapuestos. Imposible saberlo... hasta el 22 de mayo por la noche. Pero existe una encuesta de Metroscopia que trata de aproximarse a la cuestión. Del siguiente modo: a la pregunta sobre qué tendrá más en cuenta a la hora de decidir su voto, el 40% de los españoles responde que su criterio decisivo será cómo está funcionando el ayuntamiento de su localidad, a gran distancia del funcionamiento del Gobierno de España (19%) y del Gobierno de su comunidad autónoma (18%).

Estos posicionamientos parecen favorecer la estrategia digamos municipalista del PSOE. Hay, sin embargo, un cambio notable en el estado de opinión de los encuestados en función del tamaño de su población de residencia. La conformación del voto según el grado de satisfacción ciudadana con el trabajo del alcalde y la corporación salientes varía bastante de acuerdo con el tamaño de la localidad: es muy intensa en los pueblos de menos de 2.000 vecinos (el 52% de los sondeados en estas localidades dicen que votarán por este criterio), pero va bajando mientras mayor es la población, hasta acabar siendo sólo el 28% en los lugares de más de un millón de habitantes, en los que son más los que decidirán su papeleta teniendo en cuenta sobre todo cómo enjuician al gobierno de España y, singularmente, al gobierno de su comunidad.

En 2007 el PP ya ganó la mayoría de las capitales de provincia y sacó más votos que el PSOE, por poco, en el conjunto de España. Un año después Zapatero ganó las generales. Pero era otro Zapatero.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios