Crónica Personal

Pilar / cernuda

¿Un voto de confianza?

ES obligado, siempre hay que dar un voto de confianza al recién llegado, pero a veces cuesta. Uxue Barkos merece ese voto al igual que cualquier otro dirigente que haya alcanzado sus objetivos políticos a través de las urnas, pero hay que hacer un esfuerzo ímprobo para pensar de buena fe que va a gobernar para todos los navarros. Por otra parte no han sido excesivos los que la querían de presidenta, la prueba es que su partido, Geroa Bai, ha tenido que sumar sus escaños con los del PNV, EH Bildu, Podemos y Ezkerra IU. Algunas de esas formaciones no se caracteriza precisamente por respetar las reglas de la democracia, y en el caso de EH Bildu han tratado de imponer sus planteamientos políticos a través del terrorismo.

Terrorismo, palabra que Barkos no ha querido o no se ha atrevido a pronunciar durante su discurso de investidura. No sólo eso, sino que defendió a capa y espada la elección de la abogada María J. Beaumont como consejera de Presidencia, Justicia e Interior, de la que elogió su capacitación profesional. Olvidó mencionar, a pesar de que Uxue Barkos conoce bien su trayectoria, que Beaumont fue activista destacada en las manifestaciones contra proyectos que ETA pretendía que no se llevaran a cabo, para lo que no dudó el cometer atentados contra personas vinculadas a esos proyectos intentando paralizar las obras.

Beaumont no es ni ha sido militante de Bildu, pero elegirla como consejera de Justicia e Interior es una provocación. Como es una provocación de Barkos poner el acento en la necesidad de potenciar las relaciones con el País Vasco y el País Vasco francés fronterizo con Navarra, una reivindicación que huele a distancia a la Euskal Herria que propugnaba ETA. También es provocación insistir en que la paz tiene que llegar a todas las víctimas, sin hacer distinción entre las víctimas reales y sus verdugos.

Ha dicho Barkos que su Gobierno no significa un cambio de siglas, sino de valores. Esa es la clave, los valores. Es evidente que hubo motivos de escándalo y corrupción en gobiernos anteriores, todavía hay procedimientos abiertos y algún presidente ha sido condenado a prisión. Pero lo que tendría que explicar la nueva presidenta es qué tipos de valores va a imponer en su etapa de gobierno, porque algunos de sus socios defienden lo contrario de lo que se entiende por valores, como son el respeto a la libertad, a la vida, y a los derechos humanos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios