Crónica Personal

Pilar / cernuda

A vueltas con la ilegalización

MUERE Thierry en una cárcel francesa y van los amigos de los etarras y echan la culpa al Gobierno francés y de paso al español por su muerte, a pesar de que había sido trasladado a uno de los mejores hospitales de París para intentar salvarle la vida. Dolerse por las víctimas de ETA no, eso ni se les ocurre, ni tampoco condenar los asesinatos cometidos por la banda terrorista; pero cae mortalmente enfermo Thierry y entonces les entra a los de Bildu y Sortu una congoja infinita, una desolación superlativa.

Eso ocurre porque Sortu y Bildu son legales, una indignidad que habrá que poner en el haber de Rodríguez Zapatero, que con aquel afán de conseguir la disolución de ETA permitió que desde la Fiscalía se dieran por buenas determinadas listas en las que se habían colado personas afines a la banda en municipios del País Vasco y Navarra. Cuando el ex presidente entró en razón años después y se dio cuenta de que con ETA no se puede negociar, sólo entonces dio instrucciones al fiscal general Conde-Pumpido para que actuara con la máxima contundencia contra los grupos afines a la banda. La Guardia Civil trabajó intensamente para elaborar informes contundentes que demostraban que Bildu formaba parte del entramado de ETA y el Supremo optó por no considerarlos un partido legal. Sin embargo, llegó el Tribunal Constitucional y con una iniciativa inaudita porque revisó las pruebas manejadas por el Supremo, decidió que Bildu era legal. Y abrió la puerta a que docenas de personas cercanas a los etarras se sentaran en las instituciones vascas y navarras y en el Congreso.

Son multitud los españoles que claman por su ilegalización, pero no es tan fácil aunque Policía y Guardia Civil, sobre todo esta última, no dejan pasar un día sin recoger información sobre declaraciones y actos protagonizados por miembros de Bildu y Sortu por si pudieran ser constitutivas de delito y abrir camino para su ilegalización. No es fácil, y lo explican profesionales de la fiscalía que han demostrado su repugnancia ante el terrorismo etarra. Por otra parte el TC podría volver a echar por tierra una iniciativa adversa a los intereses de la banda, lo que provocaría un balón de oxígeno a unos terroristas que hoy se encuentran en baja aunque son capaces de volver en cualquier momento a sus actividades delictivas.

Sólo cabe cruzar los dedos para que en una de éstas los amigos de los terroristas sufran un ataque de incontinencia verbal.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios