Un acuerdo con el que Sevilla sale ganando

Esta vez, PSOE, PP y Ciudadanos han estado a la altura, garantizando unos prespuestos que dotarán de estabilidad a la ciudad de Sevilla

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha conseguido, por tercer año consecutivo, garantizar la aprobación de unos presupuestos municipales que son fundamentales para la estabilidad y el crecimiento de la ciudad. Una vez más, Espadas demuestra que es un dirigente con cintura política y visión general de los problemas de todos los ciudadanos, muy lejos del sectarismo y los maximalismos de otros líderes incapaces de comprender la realidad fragmentada y compleja que nos ha tocado vivir. Sin embargo, de nada hubiesen servido las buenas artes de Espadas sin un líder de la oposición como el popular Beltrán Pérez, que ha puesto por delante los intereses de la ciudad y ha sabido negociar mejoras importantes en los presupuestos. Asimismo, hay que resaltar el papel del portavoz de Ciudadanos, Javier Millán, quien ha sabido seguir la general consigna de su partido de facilitar en lo posible la gobernabilidad de las instituciones y evitar en lo posible que los radicales puedan condicionar la vida política de España en sus tres niveles: nacional, autonómico y municipal. Fuera de juego quedan Participa Sevilla (una de las llamadas en su día marcas blancas de Podemos) e IU, empeñados en una visión radical de los problemas en la que los apriorismos ideológicos pesan más que la realidad política.

Con este acuerdo, Sevilla sale ganando. En primer lugar porque los nuevos presupuestos darán estabilidad política y serán una herramienta fundamental en la gobernabilidad. También porque las mejoras conseguidas por el PP de Beltrán Pérez redundarán en beneficio de todos los ciudadanos. Fundamentalmente, la rebaja en un 5% del IBI y otras reducciones de menor cuantía, como el impuesto de obras (ICIO) o el de Plusvalía. También porque avanza en la solución de un problema urbanístico de peso como es el futuro de la antigua comisaría de la Gavidia, despejando la posibilidad de que se convierta en un hotel (la más lógica de las opciones) que permita financiar esta rebaja fiscal. Otros puntos del acuerdo, como son la reclamación del Ayuntamiento de Sevilla a la Junta de Andalucía de 14 millones de euros o un acuerdo sobre la red completa del Metro, tienen más de pequeña cuña política que de otra cosa.

Sevilla ya tiene garantizados sus presupuestos para 2018. Esta vez, el reproche que suele hacerse a los políticos por su incapacidad de llegar a acuerdos beneficiosos para el conjunto de los ciudadanos debe convertirse en aplauso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios