carmona

Abren juicio al ex militar cubano y al patrón por el crimen de la gasolinera

  • La juez impone a ambos una fianza de 296.266 euros para hacer frente a la responsabilidad civil

La Policía en la gasolinera del Polígono Calonge de Sevilla donde falleció la víctima. La Policía en la gasolinera del Polígono Calonge de Sevilla donde falleció la víctima.

La Policía en la gasolinera del Polígono Calonge de Sevilla donde falleció la víctima. / juan carlos vázquez

La juez de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Carmona ha dictado un auto en el que abre juicio oral contra el ex militar cubano Alberto Hernández Blanco y contra su patrón, el empresario José María Y. T., a los que atribuye sendos delitos de asesinato y tenencia ilícita de armas en relación con la muerte de Manuel Jiménez Galbarro, que recibió dos disparos en una nave de Carmona y falleció en una gasolinera del Polígono Calonge el 27 de noviembre de 2015.

La juez ha impuesto ambos acusados una fianza de 296.266,66 euros y el juicio contra ambos acusados se celebrará en la Audiencia de Sevilla en los próximos meses.

La acusación particular que ejercen los familiares de la víctima reclama una condena de 30 año de cárcel -25 por asesinato, dos por tenencia ilícita de armas y otros tres por encubrimiento- y una indemnización de 600.000 euros, mientras que la Fiscalía de Sevilla exculpa al patrón, José María Y. T., y reclama la condena del ex militar cubano, para el que pide 17 años y diez meses de prisión.

El auto de la juez recoge que la tarde del 27 de noviembre, la víctima y otras tres personas acudieron a una nave de Carmona para reclamar el pago de una deuda, momento en que Alberto Hernández salió con una escopeta y efectuó dos disparos a una distancia de entre uno y dos metros. El patrón, relata el auto, manifestó al autor de los disparos y asesino confeso: "Pero ¿qué has hecho? Me has buscado la ruina".

Los tres acompañantes de la víctima lo subieron a un vehículo con la intención de trasladarlo a un centro sanitario, pero como su estado empeoró llamaron al 061 y se detuvieron en una gasolinera del Polígono Calonge, donde finalmente falleció sobre las cuatro de la tarde.

La instructora considera que los indicios de criminalidad sobre el ex militar cubano se sustentan "no tanto en la declaración de los investigados presentes en el momento de los hechos y de los testigos, sino en su propia declaración, en la que reconoce los hechos afirmando que lo volvería a hacer".

En el caso del empresario, la magistrada señala que las diligencias de investigación "no hacen decaer la existencia de indicios preliminares de su posible participación en el homicidio/asesinato investigado si se atiende a la declaración de Alberto Hernández y otros datos obrantes en las actuaciones, donde existen manifestaciones contradictorias y, en algunos aspectos desmentidas por Alberto Hernández, que habla de un único disparo y no de dos, entre otros extremos".

La juez recuerda que la Policía aseguró en su momento que no podía "decantarse por ninguna de las versiones de las partes", por lo que ha decidido que el empresario también se siente en el banquillo de los acusados a pesar de que la Fiscalía lo exculpa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios