El Ayuntamiento aprueba una moción contra los ediles leales a Podemos

  • El PP logra el respaldo de todos los grupos para la redacción de una ordenanza para veladores, pero no la regulación de los 'gorrillas'.

El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra, gobernado por Ana Isabel Jiménez (PSOE), aprobó en su último pleno ordinario, con el voto de calidad de la propia alcaldesa, una moción promovida por las dos concejales de Alcalá Puede escindidas de Podemos que tacha de "tránsfugas" a sus dos restantes compañeros de grupo, con el "compromiso" de "no colaborar" ni "apoyar" a ediles que hayan incurrido en "actos de transfuguismo".

La corporación municipal alcalareña está formada por nueve concejales del PSOE que gobiernan en minoría frente a una oposición formada por cinco ediles del PP, cuatro de Alcalá Puede divididos entre dos capitulares escindidas de Podemos y otros dos leales de este partido, tres concejales de Izquierda Unida-Alternativa Alcalareña, dos del PA, una de Ciudadanos y otra última concejal que concurrió también por la formación naranja pero que fue recientemente expulsada de sus filas.

Después de que las concejales de Alcalá Puede Jésica Garrote y Sheila Carvajal abandonasen Podemos, el partido les acusó de ser "cómplices" del gobierno municipal del socialista Antonio Gutiérrez Limones, por votar a favor de iniciativas controvertidas del equipo de gobierno. En este contexto de cisma, las dos ediles de Alcalá Puede escindidas de Podemos, Jésica Garrote y Sheila Carvajal, elevaron a esta última sesión plenaria, por vía urgente, una moción para "normalizar el funcionamiento de los grupos políticos municipales".

Para las concejales escindidas de Podemos, según Europa Press, el apoyo de estos dos ediles a una candidatura ajena a la propia constituye "un acto de transfuguismo". De este modo, la parte dispositiva de la moción implicaba los "compromisos" de "no colaborar con concejales que hayan incurrido en "actos de transfuguismo", no apoyar sus iniciativas y no servirse de su respaldo "para promover la constitución, mantener o cambiar la mayoría del gobierno municipal".

En este mismo pleno, el Ayuntamiento también aprobó los trámites para garantizar el servicio de almuerzo a menores en situación de exclusión social durante la temporada estival a través de un servicio de catering a domicilio. De esta forma, según el Ayuntamiento, se evita la "imagen de exclusión que para las familias usuarias pudiera suponer un comedor social.

El Partido Popular de Alcalá de Guadaíra, por otro lado, también logró el respaldo unánime a dos de sus tres propuestas presentadas en el pleno del jueves. Se trata de la puesta en servicio del edificio del antiguo mercado y la redacción de la ordenanza de veladores fueron apoyadas por todos los grupos. Según el PP, esta última propuesta ya la plantearon hace tres años y, en ese momento como de nuevo ocurrió el jueves, el equipo de gobierno contestó que, "ya está a punto de salir".

La propuesta del PP para regular el problema de los gorrillas, sin embargo, fue rechazada por todos los grupos de izquierdas, que, "aprovechando su minuto de oro hicieron el más que acostumbrado discurso rancio y sectario", afirmaron desde el PP. "Se autodefinen como los propietarios exclusivos de la política social y, según ellos, los miembros del Partido Popular somos personas insensibles y sin conciencia social".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios