Condenado en Sevilla por agredir en la entrepierna a un guardia civil que le pilló fumando un porro

  • Un año de cárcel para un joven de Bormujos por dar un manotazo y una patada a un agente.

Comentarios 11

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a un año de prisión a un joven de 24 años por dar un manotazo y una patada en la entrepierna a un guardia civil que le había sorprendido fumando 'porros' en un paraje de la localidad sevillana de Bormujos.

Los magistrados, en una sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press, han condenado al procesado como autor de un delito de atentado y de una falta de lesiones a un año de cárcel, al pago de una multa de 90 euros y a que indemnice al agente agredido con 100 euros. 

No obstante, el joven, identificado como A.P.D., ha quedado absuelto del delito contra la salud pública del que venía acusado porque no ha quedado probado que la droga fuera suya y, en el caso de que la sustancia estupefaciente fuera de su propiedad, la cantidad intervenida sería considerada como autoconsumo. 

Así las cosas, la sentencia considera probado que sobre las 1.40 horas del 19 de agosto de 2006 el inculpado se encontraba con un grupo de jóvenes en el Paraje del Pimpollar de Bormujos "consumiendo una copa y fumándose un cigarrillo de hachís". 

En ese momento, una patrulla del Instituto Armado se acercó al lugar de los hechos y pidió al ahora condenado que se acercara para identificarlo. El joven, que creía que el consumo de drogas le podía perjudicar por una condena que tenía en suspensión, "se puso nervioso y salió corriendo". 

Uno de los agentes corrió tras él y consiguió detenerlo, momento en el que el procesado le dio "un manotazo en el cuello, un golpe en la cara y una patada en la entrepierna", provocándole lesiones que tardaron dos días en curar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios