Constantina

Condenado a siete años por violar a una menor minusválida bajo amenazas de muerte

  • El procesado, también minusválido desnudó a la víctima y comenzó a tocarla y besarle el cuerpo, los pechos y los genitales.

Comentarios 2

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a siete años de cárcel y el pago de una indemnización de 9.000 euros a un joven de 28 años por agredir sexualmente a una menor de once años epiléptica y con un grado de minusvalía física y psíquica del 59 por ciento en la localidad sevillana de Constantina.

En la sentencia, la Sección Séptima de la Audiencia Provincial relata que los hechos se produjeron entre las 19:30 y las 21:00 horas del día 27 de enero de 2010, cuando el procesado, R.M.R. y también minusválido, contactó con la menor y, "tapándole la boca", la obligó a desplazarse hasta un coche abandonado en las afueras del municipio.

"Bajo amenaza de pegarla y matarla", el imputado desnudó a la víctima y comenzó a tocarla y besarle el cuerpo, los pechos y los genitales, llegando a introducirle un dedo en la vagina. Seguidamente, "y siempre con amenazas", el acusado se despojó de su ropa, masturbándose y eyaculando sobre ella.

Concluida su acción, el procesado amenazó de nuevo a la menor con que, "si le contaba a su madre lo sucedido, la mataría". La menor padece epilepsia idiopática y retraso madurativo, teniendo reconocido, por resolución dictada el 15 de julio de 2009 por la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, un grado de minusvalía física y psíquica del 59 por ciento.

De su lado, el imputado sufría en el momento de ocurrir los hechos un retraso mental ligero, con un coeficiente de inteligencia no superior a 90 puntos, teniendo reconocido por resolución de la Junta de 26 de enero de 2006 un grado de minusvalía psíquica del 57 por ciento, mientras que también consume "habitualmente" hachís "desde edad temprana y sin intención de abandono".

La Audiencia considera que los hechos "han quedado acreditados sin duda razonable" pese a la negativa del imputado, quien al final de su declaración en el juicio, reconoció "ambiguamente" haber agredido sexualmente a la víctima.

La menor no llegó a declarar en la vista oral, sino que su declaración se grabó en DVD y en la misma presta un testimonio "inequívoco y elocuente", que "describe con detalle el episodio en que fue víctima", una versión que coincide con la que le dio a sus padres, a lo que se suma que el informe elaborado por la psicóloga dice que el testimonio "resulta creíble y válido".

Además, el parte médico inicial "describe un enrojecimiento del himen compatible con la agresión sexual sufrida", mientras que en las mamas y en las bragas de la menor se ha detectado la presencia de ADN del acusado.

Por todo ello, la Audiencia Provincial condena al imputado a siete años de cárcel por un delito de agresión sexual con las atenuantes de drogadicción y anomalía psíquica, mientras que no podrá acercarse durante diez años a menos de 200 metros de donde se encuentre la menor, a la que deberá indemnizar con 9.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios