Condenan al SAS a pagar 166.000 euros por la muerte de un paciente

  • La sentencia recoge que el enfermo murió por una negligencia en el diagnóstico

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha ratificado una sentencia de un juzgado de Sevilla que condenó al Servicio Andaluz de Salud (SAS) al pago de 166.134 euros a la familia de un paciente de 52 años, J. M. L., que murió por una "actuación negligente" del servicio público sanitario, ya que la causa de su fallecimiento no fue diagnosticada "oportunamente".

La sentencia del Alto Tribunal, a la que tuvo acceso Europa Press, desestima el recurso de apelación interpuesto por el SAS contra la resolución judicial dictada por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Sevilla, que apuntaba que la falta de diagnóstico denunciada condujo a la muerte del paciente.

El TSJA entiende que el juez de instancia estableció "de forma razonada" la existencia de la negligencia sanitaria, pues el servicio de urgencias del hospital Virgen de Valme, tras varias visitas del ahora fallecido, indicó que J. M. L padecía "insuficiencia renal", que desencadenó en una hemorragia interna causante de la muerte.

El magistrado asegura que el fallecimiento se produjo debido "a una hemorragia no diagnosticada oportunamente pese a disponer de medios para ello" que hubieran evitado "el desenlace fatal". El TSJA ha fijado el importe de la indemnización para la esposa del fallecido en 82.381 euros, y en 6.865, 13.730 y 34.325 euros para cada uno de los hijos en atención a la edad de éstos, lo que asciende a un total de 166.134 euros.

La asociación El Defensor del Paciente criticó ayer que esta nueva condena al SAS tiene como causa última "la falta de asistencia al fallecido por parte del servicio de urgencias del hospital sevillano Virgen de Valme", donde el enfermo vivió su "calvario particular".

La organización defendió que la autopsia realizada concluyó que el paciente "sufría un síndrome antifosfolipido primario jamás diagnosticado" y considera además que la víctima "fue tratada a ciegas durante 20 años con un anticoagulante porque no tenían ningún diagnóstico".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios