Conflicto en Tomares al funcionar una vivienda como prostíbulo

  • Una familia ha tenido que mudarse para recuperar la normalidad y evitar además altercados con los supuestos proxenetas.

Comentarios 4

Un vecino de la localidad aljarafeña de Tomares (Sevilla) se ha visto obligado a trasladar a su esposa e hijas menores de edad, e incluso pernocta en una vivienda ajena, debido al conflicto surgido al comenzar a funcionar en la vivienda unifamiliar más próxima a su hogar un supuesto prostíbulo cuya actividad impide tanto el sueño de estas personas, como el crecimiento armónico de las dos niñas, de seis y ocho años.

El afectado en persona, Pedro Soriano, informó a Europa Press de que desde hace 14 años reside en el número 27 de la calle Estacada del Pino, en la urbanización Aljamar de Tomares. La situación que padece su familia se remonta al mes de septiembre de 2007, cuando los propietarios del número 25 de esta misma calle arrendaron la vivienda unifamiliar a unas personas que, según Soriano, no reducirían el uso de la casa a lo meramente residencial.

A partir de ese mes de septiembre, según el relato de Pedro Soriano, a través de las paredes y en el patio comenzaron a escucharse "a todas horas" ruidos derivados de actos sexuales, así como "conversaciones pornográficas" y "tratos telefónicos" en los que se acordaban supuestos encuentros sexuales entre clientes y prostitutas. A todo esto, además, se le sumaron "disputas" y "conflictos" que surgirían en el seno del supuesto negocio de sus vecinos impidiendo dormir a la familia y causando un especial perjuicio a las hijas de Pedro, que cuentan seis y ocho años de edad.

"Hemos pasado muchas noches sin dormir", dijo aludiendo aludiendo a las molestias derivadas de la actividad que acoge el número 25 de la calle Estacada del Pino. Algunas noches, de hecho "nos hemos quedado todos en el salón, sólo esperando que acabaran los actos sexuales" para poder dormir. "Necesitamos descansar y alejar de todo esto a las niñas", se lamentaba este vecino de Tomares.

Denuncias y altercados
Hasta el momento, son 12 las denuncias formuladas ante la Guardia Civil y la Policía Local de Tomares, cuyo Ayuntamiento, gobernado por José Luis Sanz (PP), habría constatado que no media "licencia alguna" que permita la actividad de esta casa de alterne y habría requerido a los legítimos propietarios de la vivienda para que rescindieran el contrato de alquiler, que sólo permitiría usos residenciales en esta casa unifamiliar.

La actividad que alberga esta vivienda es tan inequívoca que la propia página web www.naykarelax.com, cuyo contenido no deja lugar a interpretaciones en sus apartados de "chicas" y "servicios", fija la localización del negocio en el número 25 de la calle Estacada del Pino, según comprobó expresamente Europa Press.

La situación, a día de hoy, es que la esposa e hijas de Pedro Soriano residen en estos momentos en el domicilio de unos familiares mientras él mismo pernocta en la vivienda de otra vecina por "miedo" a posibles "represalias" a consecuencia de las denuncias y de un altercado surgido cuando colgó una pancarta de denuncia en la vivienda y fue "increpado" por un grupo de supuestos proxenetas hasta que la Policía Local intervino. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios