El Consorcio de Transportes debe hacer más recortes para reducir su déficit

  • Las previsiones del plan de ajuste no se están cumpliendo por la caída de viajeros y la demora al reducir el horario de las líneas PSOE e IU aprueban que las tasas vuelvan a subir un 3% en julio.

Comentarios 7

El Consorcio Metropolitano de Transportes de Sevilla tendrá que afrontar más recortes o buscar ingresos adicionales para cuadrar sus cuentas y reducir el déficit, algo a lo que está obligado -como todos los organismos que dependen de administraciones- por la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Según un informe de Intervención presentado este lunes en el consejo de administración del ente, que preside la Junta y en el que están la Diputación y 45 ayuntamientos, los objetivos del plan económico financiero que se aprobó en julio de 2012 para afrontar un déficit de más de tres millones de euros no se están cumpliendo. 

Ello, a pesar de que se incluyeron medidas drásticas, como la reducción de un 50% de los servicios de mejora: todas las frecuencias de paso adicionales que se introdujeron en las líneas desde 2002. También recogía una aportación de fondos extraordinaria de fondos de la Junta de 1,2 millones, que se hizo, y la supresión de las bonificaciones a los usuarios por recargar su tarjeta. 

Pero la caída de la demanda ha hecho que, frente los casi 400.000 euros que se esperaba tener por este último concepto, se vaya por un 10%. En cuanto a la reducción de los servicios de mejora (que iban a pasar de costar seis a tres millones de euros), tampoco está funcionando, porque se empezó a aplicar tarde y aún quedan líneas pendientes. En el plan se calculó que el ahorro se iba a producir desde enero. Durante la reunión de este lunes se atribuyó la demora al esfuerzo que se ha hecho por negociar con los alcaldes y los usuarios, pese a lo cual el proceso no ha estado exento de polémica y de quejas de los alcaldes. 

La Junta subrayó que esas reducciones no han afectado, por lo general, a las horas punta por trabajo, ni a conexiones con servicios básicos y sí a horas valle o fines de semana. Pero algunas fuentes consideran que las negociaciones debían haberse iniciado en julio, para evitar el descuadre, que obligará a elaborar un nuevo documento que tendrá que estar hecho para el arranque del verano. De no hacerlo, el informe del interventor advierte que puede la falta de liquidez puede llegar a afectar "a muy corto plazo" a los trabajadores del consorcio y a los trabajadores de las empresas operadoras. 

Algunos de los alcaldes que asistieron al consejo solicitaron que las medidas se tomen por consenso de partidos políticos y administraciones. En el caso de IU, uno de sus regidores, José Carbonell, de Santiponce, pidió que no se vuelvan a tocar las tarifas -este lunes se subieron otro 3%- ni el paso de los autobuses y que se busquen ingresos, por ejemplo, con una mayor aportación de las administraciones. Durante la reunión se habría apuntado la posibilidad de que el Estado, que ahora no participa, haga algún tipo de aportación. 

La decisión debe ser "consensuada", insistió el regidor, quien subrayó que los ciudadanos exigen "soluciones" y que en éste como en otros servicios públicos se debe evitar "la confrontación y el y tú más". 

Desde el PP se abogó, directamente, por que sea la Junta la que asuma todo el esfuerzo financiero. "Reducir las líneas y subir los precios no son soluciones reales" para superar una "situación estructural", resumió Juan de la Rosa, edil popular de Mairena del Aljarafe. "Si no hay un compromiso de la Junta, esto es la crónica de una muerte anunciada", apostilló. La formación se mostró además totalmente contraria a nuevas subidas en el precio del billete. De hecho, votó en contra incluso de la extraordinaria que se aprobó ya este lunes para el mes de julio. 

Fuentes de la Consejería de Fomento y Vivienda, cuya titular Elena Cortés (IU) preside el Consorcio, destacaron que "por su puesto" en el "periodo de reflexión" que vuelve a abrirse "se van a estudiar las mejores y posibles soluciones" y que éstas deben implicar a todas las administraciones presentes en el ente, incluidos la Diputación y los municipios. 

La necesidad de estos nuevos ajustes se dio a conocer en un consejo de administración que fue convocado para aprobar una subida extraordinaria de tarifas, que entrará en vigor el 1 de julio. Es la segunda en lo que va de año y se debe a que la Presidencia del Consorcio ha decidido acogerse a la orden estatal de marzo que autorizó ese incremento extraordinario del 3% por las "importantes variaciones experimentadas en el precio del combustible" desde 2010. No es obligatoria, pero las empresas concesionarias de las líneas metropolitanas la habrían solicitado. 

Los billetes subirán unos cinco céntimos de media: el billete sin saltos (en una misma corona) pasará de costar 1,35 a 1,40 euros. El de un salto de 1,50 a 1,55. Los más caros, de cinco saltos, pasarán de 3,35 euros a 3,45. Con la tarjeta, la subida es de 0,92 euros a 0,95, sin saltos; y de 2,83 a 2,91 para los trayectos más largos, de cinco. La subida se une a la que ya se aplicó el 1 de enero, y que supuso subidas de entre cinco y diez céntimos para los billetes simples y entre tres y nueve céntimos para los pagados con la tarjeta. En total, los billetes de los autobuses habrán subido este año más de un 6%. 

La propuesta salió adelante con el voto favorable de los representantes del PSOE y de IU y el voto en contra de los del PP. Con una excepción: Francisco Arellano, edil de IU y representante de Valencina por un acuerdo con el PSOE, que allí gobierna en minoría, votó que no, "en coherencia", dijo, con una postura histórica de IU que se ha posicionado siempre en contra de hacer recaer la crisis y las consecuencias del déficit en las administraciones en los ciudadanos. "No entiendo que por participar en el gobierno de la Junta tengamos que cambiar de criterio", defendió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios