Denuncia a Renfe por un atropello en un cruce

  • El hombre que fue arrollado por un tren en un paso a nivel sin barrera cuenta con la razón de un auto

Comentarios 0

Un conductor denuncia a Renfe por el accidente que sufrió en un paso a nivel de Arahal, donde un tren arrolló su furgoneta. La denuncia se produce después de que un juzgado dictara que el siniestro fue culpa del exceso de velocidad del convoy y del mal funcionamiento de las señales en el cruce de la vía.

El accidente ocurrió en torno a las doce y media del mediodía del 21 de junio de 2005 en el cruce de la vía férrea con el camino agrícola de acceso a la Hacienda La Tenienta, cuando un tren regional Sevilla-Málaga arrolló a una furgoneta Citroen C-15, cuyo conductor resultó con diversas heridas y fue hospitalizado.

Según la denuncia penal, a la que ha tenido acceso Efe, el lesionado salía de dicha finca al terminar su jornada de trabajo y se dirigía a su domicilio en Jerez de la Frontera (Cádiz).

Cuando el trabajador llegó al paso a nivel sin barrera, se encontró las señales luminosas y acústicas apagadas, lo que significaba que "tenía vía libre para pasar sin ningún peligro para su integridad física", sostiene la demanda.

No obstante, en el momento de cruzar la vía el denunciante se vio sorprendido por la llegada del tren y, aunque tuvo tiempo de reaccionar e intentar dar marcha atrás, fue arrollado.

El abogado demandante, Juan de Dios Ramírez, explicó ayer que Renfe consideró culpable del accidente al conductor de la furgoneta y le reclamó 8.223 euros, pero el juez desestimó todas sus pretensiones porque el tren circulaba a 160 kilómetros por hora, velocidad superior a la permitida, y no se ha demostrado que las señales del paso a nivel funcionaran correctamente.

La sentencia del juzgado de Primera Instancia 1 de Sevilla estableció además que un informe de la Guardia Civil constató que "el paso a nivel se encontraba en deficiente estado de conservación, por la existencia de baches que dificultaban el tránsito rápido y sin incidencias".

Teniendo en cuenta este veredicto, el afectado ha presentado ahora una denuncia por un presunto delito de lesiones por imprudencia contra el conductor del tren, J.J.V.V., y contra la empresa Renfe Operadora.

Como consecuencia del accidente, el conductor sufrió fractura de la extremidad distal de la clavícula y esguince cervical, y todavía presenta depresión, ansiedad, insomnio, estrés, irritabilidad y baja concentración, según relata.

Junto a estos daños personales, la furgoneta Citroen, que era propiedad de la empresa para la que trabajaba, quedó totalmente inutilizada tras el accidente. La primera sentencia sobre este caso estableció además que el peligro no se produjo por la actuación del conductor sino por la propia existencia de un paso a nivel de esas características en aquel lugar, contraria al Real Decreto de 2004 sobre Reglamento del Sector Ferroviario.

más noticias de PROVINCIA Ir a la sección Provincia »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios