"Después de 28 años merecía la pena apostar por el cambio"

  • Segundo Benítez hizo que el PSOE pasara de uno a cuatro ediles en Castilblanco y pactó con el PP para relevar al único alcalde desde 1979 · Sus retos son "acabar con el miedo" y crear empleo

Comentarios 6

-Castilblanco fue una de las sorpresas de las elecciones. Días antes, algunos líderes de su partido daban por perdido el municipio.

-Era normal. Castilblanco sólo ha tenido un alcalde en 28 años y el PSOE, un edil. Pero sabíamos que había posibilidades: llevábamos un par de años trabajando, con boletines, actos culturales y la asociación Tú opinas. Cuando hablamos con el partido en Sevilla, pusimos de condición que se renovara toda la Ejecutiva local y que si el anterior alcalde volvía a llamar a la puerta del PSOE no se le aceptara. Creíamos que entre el PSOE y el PP podríamos sumar seis concejales. La noche de las elecciones se cerró el pacto y fue una fiesta: más de mil personas gritando "libertad". Lo cuentas a alguien de fuera y no lo entiende. Pero es así. Aquí hemos tenido mucho miedo.

-Esa frase es fuerte. En democracia el voto es secreto y Ruiz Lucas (Nueva Izquierda) fue el más votado.

-Soy el primero en respetar el resultado, aunque podemos discutir de qué forma se han conseguido esos votos. Hubo una primera etapa de este señor en la que el pueblo se desarrolló, pero después de tanto tiempo hace que te creas que el suelo que pisas es suyo. La gente se convence de que sólo hay una forma de hacer las cosas. Si hablo de miedo es porque según el color político se te atendía en el Ayuntamiento.

-¿Cómo va el pacto entre dos adversarios como son PSOE y PP?

-Después de 28 años, merecía la pena apostar por el cambio. En Castilblanco, hay algo que está por encima del PSOE y el PP. Hemos estado frente al poder establecido y ahora estamos centrados en trabajar por el pueblo. No nos interesa el protagonismo y lo consensuamos todo, aunque cada uno tenga su ideología.

-¿Cómo está la situación financiera del Ayuntamiento?

-Es muy mala. Tenemos problemas para pagar las nóminas y se nos pueden cerrar algunas puertas porque debemos 200 millones de pesetas a proveedores que no podemos afrontar por ahora. Se ha encargado una auditoría. Queremos poner en marcha un plan de saneamiento y esperamos la ayuda de otras administraciones.

-¿Qué rutinas han cambiado?

-Lo principal es que se atiende a todos por igual. También estamos organizando la administración y planificando, fijando qué queremos hacer y cómo. Antes se iba al día.

-¿Cómo va a afrontar el gobierno local el problema de Las Minas?

-La situación es grave. Es una urbanización ilegal, pero no podemos olvidar que ahí viven personas, que están todo el día en el Ayuntamiento preguntando qué va a pasar con ellas. Hay situaciones de peligro, por ejemplo con las instalaciones eléctricas, pero me veo atado. Como es ilegal no se pueden hacer obras. Incluso fuimos a hablar con el fiscal de Medio Ambiente y con el delegado provincial de Obras Públicas.

-¿Qué pretendían y qué consiguieron del fiscal?

-Nos fuimos como llegamos. No se puede hacer nada.

-¿Y con la Junta?

-Todo pasa por el PGOU. La idea inicial es intentar unir la urbanización con el pueblo, aunque los criterios no están muy definidos. La Junta considera que, como hay unas zonas mejor que otras, habrá que ir por fases. Pero es complicado. Con 260 hectáreas, es la urbanización ilegal más grande de Sevilla y una de las mayores de Andalucía, con casas sobre vías pecuarias o suelo forestal. No quiero decir más porque cualquier hilo de esperanza puede ser peor. También estamos en contacto con los vecinos, para ir de su mano y tenerles informados. La coordinadora de vecinos va a elaborar un censo de las personas que viven todo el año, los niños que hay, de los servicios que necesitan. A la vez, les hemos expresado que si existe una posibilidad de regulación, pasa por una aportación económica de los propietarios.

-La solución que se plantee no podrá frenar ya el proceso judicial.

-Ha habido tres o cuatro derribos y sentencias absolutorias. En el proceso judicial podemos hacer poco, pero no vamos a dejar de expresarle a la Fiscalía cuáles son los problemas de los vecinos. Es una irresponsabilidad lo que se ha permitido ahí.

-¿Qué va a hacer para evitar más construcciones ilegales?

-Vamos a ir a rajatabla con el control de las infracciones urbanísticas, no nos podemos permitir más urbanizaciones ilegales. Es complejo, porque sólo tenemos cuatro policías y mucho término, pero estamos estudiando crear una figura, un agente que sea de fuera del pueblo, para que se dedique sólo a eso.

-Ha citado el PGOU. Además de arreglar desaguisados históricos, ¿Que otros proyectos importantes van a afrontar con el documento?

-La prioridad es el suelo industrial, porque tenemos un problema importantísimo de paro y hay gente que tiene sus negocios en su casa y no pueden ampliarlos por falta de espacio. Además, el polígono que ahora existe es ilegal, no se ha arreglado un problema con una vía pecuaria y los dueños de las naves no pueden escriturar. Vamos a intentar desbloquear la situación de ese polígono y crear uno nuevo, conectado con el mismo. No vamos a esperar cuatro o cinco años al PGOU, sino que vamos a hacerlo con el decreto de la Junta que permite hacer modificaciones urbanísticas para suelo productivo y VPO. También hay unos suelos calificados, pero pendientes del resto de la tramitación de los que no teníamos constancia hasta hace poco, porque aquí se quemaron muchos papeles, que se ofertarán incluso antes tanto a los empresarios locales, como a los de fuera, que antes no eran bien recibidos.

-¿Cuáles son sus prioridades en cuanto a equipamientos?

-En materia sanitaria, hemos adquirido una ambulancia y estamos a la espera de firmar un convenio con la Junta para ampliar el ambulatorio con nuevas consultas. También nos hemos volcado con el deporte: teníamos buenas instalaciones pero ahora las hemos llenado de contenido. En cuanto a educación, si cuando llegamos la guardería tenía 45 niños inscritos, ahora hay 118. Hemos aumentado las aulas y la plantilla. Además, queremos unificar todos los centros en la zona donde ya están los colegios de Primaria y Secundaria. Ya hemos llegado a un acuerdo con los dueños del terreno para trasladar la guardería. En cualquier caso, la relación con el resto de las administraciones es muy buena. El anterior alcalde tenía una guerra directa con ellas y había delegados que nunca habían venido a Castilblanco de los Arroyos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios