cuentas públicas

La Diputación cerró el presupuesto de 2016 con 60 millones de superávit

  • Villalobos lamenta que el Gobierno no haya autorizado aún su uso para "presionar" y lograr apoyos a los Presupuestos Generales del Estado.

  • El ente cancelará su deuda del todo este año.

Fernando Rodríguez Villalobos junto a varias diputadas en la rueda de prensa. Fernando Rodríguez Villalobos junto a varias diputadas en la rueda de prensa.

Fernando Rodríguez Villalobos junto a varias diputadas en la rueda de prensa. / D.S.

Comentarios 4

La Diputación de Sevilla cerró el ejercicio presupuestario de 2016 con un superávit de 60 millones de euros, según ha anunciado este jueves el presidente, Fernando Rodríguez Villalobos, quien recordó que "en 2017 se reducirá además a cero la pequeña deuda que el ente tiene con los bancos". Pese a esta situación más que saneada y en la que se cumplen todos los parámetros que marca la Ley de Estabilidad Presupuestaria para entes locales, denunció que la Diputación no puede hacer uso de esos 60 millones que, si nada lo remedia se tendrán que quedar en las cuentas del organismo.

Ello se debe a que el Gobierno central no ha autorizado todavía, aunque se viene reclamando desde hace meses, que se puedan destinar a "inversiones financieramente sostenibles" -es decir, obras en los pueblos que no generen nuevos gastos estructurales en materia de personal- en lo que constituiría la quinta edición del Plan Supera. El Gobierno central ha venido autorizando otros años el uso del superávit para estas inversiones con disposiciones en los Presupuestos Generales del Estado, pero sin posibilidad de prórroga, o incluyéndolo en decretos, como el de 21 de febrero de 2014 sobre medidas extraordinarias por el temporal en la fachada atlántica y que se aprovechó para autorizar inversiones sostenibles con el superávit de 2012 y 2014 a las administraciones locales.

Villalobos ha denunciado que el Gobierno central se resiste a autorizar el uso de este dinero porque está "intentando presionar para lograr apoyos a los Presupuestos Generales del Estado de 2017" y denunció que, aún cuando lo logre, la tramitación de las cuentas no se culminará ante del verano y retrasará todo lo demás.

Así, anunció que como presidente de la Diputación y, también de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (Famp), va a aumentar la "presión" para que esas inversiones se autoricen. A la vez van a poner en marcha con los pueblos todo el proceso para tramitarlas, proponiendo obras y realizando los proyectos para que, en el caso de que se autoricen, se puedan ejecutar sin más dilación. Villalobos ha recordado que en los últimos años la Diputación ha invertido 143 millones de euros en obras en los 104 municipios con este dinero del superávit, que han sido esenciales para mantener el empleo y la actividad de empresas y proveedores locales, cuando otro tipo de inversiones han desaparecido por la crisis

El presidente avanzó además que como presidente de la Famp ha pedido una reunión con el Delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, para trasladarle la que es una reivindicación de todos los alcaldes. Villalobos también defendió el criterio y la autonomía de los ayuntamientos para elegir las inversiones en función de las necesidades de sus vecinos, sin las limitaciones que impone el Ministerio de Hacienda y Función Pública a estas obras.

También ha puesto en valor la gestión "eficiente" que se hace en la Diputación y que propicia estos números. Ha asegurado que en el ejercicio de 2016, que se ha liquidado ahora, el 96,68% del gasto comprometido se ha ejecutado. Todo ello cumpliendo con la regla de gasto y los plazos del pago a proveedores, además del nivel de endeudamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios