La Diputación aportará 30 millones para construir los colegios más urgentes

  • El convenio con la Junta se someterá a aprobación el día 25 · El acuerdo pone fin a la huelga de hambre del alcalde de Alanís

Comentarios 12

Las manifestaciones que los padres y alumnos de distintos centros educativos de la provincia llevaron a cabo la semana pasada han dado resultado. La Diputación someterá a aprobación en el Pleno del día 25 el convenio marco con la Junta por el que aportará 30 millones de euros para construir los colegios e institutos que más urgen en los municipios sevillanos. El anuncio de la propuesta pone fin a la huelga de hambre que inició el miércoles el alcalde de Alanís, ya que la Consejería de Educación (CEJA) se ha comprometido a que parte de esta inversión se destine a la construcción de la escuela que los vecinos de esta localidad llevan esperando desde hace 14 años.

A última hora del miércoles llegaba la noticia. El Grupo Socialista de la Diputación, tras la recientes protestas de las ampas y estudiantes, anunciaba que antes de que acabe el presente mes se materializará el convenio con la CEJA, lo que agilizará la construcción y rehabilitación de centros escolares en la provincia. En concreto, dicho acuerdo supone la aportación por parte de la Administración provincial de 30 millones de euros entre 2010 y 2012 a la consejería que dirige Mar Moreno para que el ente de Infraestructuras y Servicios Educativos (ISE) ejecute los trabajos más urgentes. La Diputación se compromete también a colaborar con los municipios para que sus ayuntamientos cedan suelo municipal para construir dichos centros, un hecho que ya sucede en la mayoría de las localidades a cuyos vecinos la Delegación Provincial de Educación prometió nuevos colegios e institutos antes de que comenzara la crisis. Estos solares, de hecho, están en la actualidad baldíos.

Ahora le toca a la Consejería de Educación, a través del departamento que dirige Jaime Mougan, elaborar la lista de necesidades más urgentes, entre las que se prevé que se incluyan centros como el Instituto Caura, en Coria del Río; los centros Virgen del Carmen y San Ignacio del Viar, en las pedanías de Esquivel y El Viar (Alcalá del Río), respectivamente; el Raimundo Lulio, en Camas; o el nuevo José González Salcedo, en Alanís. Precisamente el anuncio de la aplicación de este convenio, del que el Grupo Socialista de la Diputación espera que sea apoyado por todos los partidos, ha sido el que ha puesto fin a la huelga de hambre iniciada por el primer edil de Alanís, Cecilio Fuentes, quien estuvo 12 horas sin comer el miércoles hasta que el PSOE anunció el acuerdo.

Fuentes comenzó esta protesta ante el estado que presenta el actual colegio de este municipio de la Sierra Norte, cuyas instalaciones pertenecen a un convento del siglo XVI. Los vecinos de este municipio llevan esperando la nueva escuela desde 1996, cuando se abrió el expediente. Desde entonces han pasado por el Ayuntamiento de la localidad tres alcaldes sin que ninguno haya visto el inicio de los trabajos. La situación del centro se ha agravado tras el temporal de este invierno, que provocó la caída de un cascote que podría haber causado grandes daños personales si el desprendimiento se hubiera producido durante el horario lectivo.

El alcalde de Alanís, que en principio afirmó que no acabaría la huelga de hambre hasta tener un compromiso por escrito de la Junta para construir el nuevo colegio, se ha conformado, por ahora, con la promesa de Educación de que este proyecto se incluirá dentro del convenio marco. La que se ha sumado también a esta petición es la diputada autonómica del PP, Lola Calderón, que ha anunciado que registrará hoy una proposición no de ley en el Parlamento andaluz para que esta promesa no se quede sólo en un papel. "La anterior alcaldesa, Ana Rivero, ya firmó un convenio con la Administración autonómica en el que se acordaba el arreglo de este colegio. Después de siete años se tendrá que firmar otro documento", señaló Calderón.

Mientras el convenio sale adelante, los padres del Colegio Raimundo Lulio de Camas protestarán hoy de nuevo frente a las puertas del centro para exigir la construcción de la nueva escuela que la Junta les prometió hace años. La deficiencia es tal que los alumnos de un aula tienen que dar clases en el gimnasio por riesgo de derrumbe del techo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios