Ebro no prevé reinvertir en San José las ayudas de la UE por cerrar la azucarera

  • El alcalde exige una alternativa económica para apoyar el plan de reestructuración

El alcalde de La Rinconada, Javier Fernández, explicó ayer que el plan de reestructuración que ha presentado el Grupo Ebro Puleva no contempla la reinversión en el municipio de "ni un sólo euro" de los casi 50 millones que, según las estimaciones, recibirá la compañía en ayudas de la UE, en compensación por el cierre de varias de sus factorías a raíz de la aplicación de la nueva OCM del azúcar. A pesar de que la fábrica de San José es una de las afectadas, las inversiones que Ebro Puleva pretende hacer como alternativa al empleo que se perderá se centran en otras zonas de la región.

El edil socialista anunció sin embargo que exigirá que parte de ese dinero europeo vaya a parar al municipio, como una condición sine qua non del apoyo municipal al plan de reestructuración de la compañía, que, de forma preceptiva, debe recibir el respaldo de la Junta. También reclama que se llegue a un acuerdo con los trabajadores, de los que 37 serán prejubilados y otros tantos trasladados a las plantas de Cádiz.

La próxima semana, Fernández tiene previsto reunirse con responsables de las consejerías de Agricultura y de Empleo, conjuntamente, para tratar este problema y trasladarles esta determinación del Ayuntamiento y su "preocupación" porque el plan de reestructuración "haya nacido sin consenso", según explicó durante su participación en la feria Sevilla son sus pueblos.

Además, el regidor anunció que pedirá que La Rinconada sea incluida dentro de los municipios afectados por la aplicación de las OCM del azúcar y el algodón, para los que la Junta va a habilitar fondos especiales de cara a la reestructuración de las economías locales. Aunque La Rinconada no los está afectada por la pérdida de cultivos, el alcalde considera que el cierre de la azucarera, con 120 empleos directos, es equiparable. La Administración ha incluido en este grupo a siete municipios del la comarca sevillana del Bajo Guadalquivir y a siete gaditanos.

El plan de reestructuración de Ebro contempla cerrar la azucarera de La Rinconada, pero mantener la alcoholera y la central de producción eléctrica que vende energía a Endesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios