alcalá de guadaíra

La Fiscalía pide 15 años por matar a su hermano de una puñalada

  • Lo acuchilló en una discusión por el "cuidado" de su madre, una anciana de 87 años

El presunto fratricida es escoltado por la Policía antes de ser enviado a prisión. El presunto fratricida es escoltado por la Policía antes de ser enviado a prisión.

El presunto fratricida es escoltado por la Policía antes de ser enviado a prisión. / j. m. paisano

La Fiscalía de Sevilla solicita una condena de 15 años de prisión para un hombre de 58 años que será juzgado por haber asestado en agosto del año pasado una puñalada mortal a su hermano, con el que mantuvo una fuerte discusión relacionada con el "cuidado" de la madre de ambos, una anciana de 87 años que presenció el crimen.

El juicio se iniciará el 29 de septiembre ante un jurado popular que se constituirá ese mismo día, si bien la declaración del acusado tendrá lugar el 2 de octubre.

En su escrito de conclusiones provisionales, el fiscal señala que ambos hermanos convivían con su madre en una vivienda de la calle Gracia de Carmona de Alcalá de Guadaíra, encargándose del cuidado de la anciana, dada su avanzada edad y su "delicado estado de salud". Sobre las 09:00 del 3 de agosto de 2016, el hermano menor, Enrique, de 50 años, llegó al domicilio tras haber pasado la noche fuera, iniciándose una discusión entre los dos hermanos, debido precisamente a las "desavenencias" respecto al cuidado de la madre, que se hallaba presente en ese momento, destaca el fiscal.

En el transcurso de la discusión, ambos hermanos se agredieron mutuamente, intercambiándose "numerosos golpes y arañazos", hasta que en un momento de la pela, el acusado, José, cogió un cuchillo de cocina que se encontraba en la mesa del salón y "con ánimo de atentar contra la vida de su hermano, se lo clavó en la zona izquierda del tórax", sobre el noveno arco costal, ocasionándole una herida penetrante en el abdomen y un "shock hemorrágico por lesión vascular y visceral" que le provocó la muerte inmediatamente.

El presunto fratricida, José, llevaba toda la vida viviendo con la madre, mientras que el menor, Enrique, se había instalado en esta casa aproximadamente un año antes del crimen, después de que se separara de su pareja. Los dos hermanos se peleaban con frecuencia. Los vecinos aseguraron que José recriminaba a Enrique que saliera demasiado y se gastara el dinero de la familia, mientras que él apenas salía de la vivienda. Los dos hermanos estaban en el paro y vivían del dinero de la madre anciana. Desde principios del verano, las peleas eran más frecuentes hasta convertirse en casi diarias.

El acusado, tras apuñalar a su hermano, intentó reanimarlo. José salió de su casa y pidió a una vecina que llamara a la Policía y a una ambulancia. Los profesionales sanitarios del servicio de emergencias sanitarias del 061 sólo pudieron certificar la defunción de Enrique, mientras que atendían a José, que había sufrido algunas lesiones durante la pelea. La Policía Nacional detuvo al presunto agresor, que confesó los hechos allí mismo y en ningún momento hizo ademán de escapar. La madre contó a una vecina, en la misma puerta de su casa, que su hijo mayor había intentado defenderla porque Enrique le había tirado de los pelos.

La madre y otra hermana del acusado han renunciado a las posibles acciones penales o civiles. La Fiscalía imputa un delito homicidio, con el agravante de parentesco, y pide una condena de 15 años de prisión, además de solicitar que el tercer grado no se le pueda conceder hasta que haya cumplido la mitad de la pena impuesta, "dada la naturaleza del delito cometido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios