Provincia

Formación y "acompañamiento" para regularizar negocios

  • Se estima que la oferta de casas rurales no declaradas es más del doble que la regulada

Manuel Pimienta, presidente de la Asociación de Alojamientos Extrahoteleros. Manuel Pimienta, presidente de la Asociación de Alojamientos Extrahoteleros.

Manuel Pimienta, presidente de la Asociación de Alojamientos Extrahoteleros. / juan carlos vázquez

Un estudio sobre el turismo extrahotelero en la provincia de Sevilla realizado en diciembre con el balance de 2017 y la percepción del sector de cara a este 2018 revela datos llamativos. Como que el 84% de los propietarios de alojamientos consultados conteste que sí tiene previsto invertir en sus negocios en este año. También pone de relieve las carencias, como que en un turismo en el que la abrumadora mayoría de los clientes se informan y reservan por internet, sólo el 53% de los alojamientos tienen herramientas de este tipo para la gestión de reservas. El 89% tiene web, pero un 26% no usa las redes sociales y el 47,5%, si lo hace, se ciñe a Facebook.

Ésto puede deberse a que buena parte de los alojamientos no son empresas turísticas, sino de familias que tienen este alquiler como complemento a su economía y suele faltarles formación, como idiomas, gestión empresarial y marketing, según subraya Manuel Pimienta, presidente de la Asociación de Alojamientos Extrahoteleros, a pesar de que algo se ha avanzado conforme personas más jóvenes y habituadas al uso de la tecnología se van poniendo el frente.

También hay un problema -siempre lo ha habido- con los alojamientos no declarados, que pueden ser más del doble de los inscritos oficialmente. En este sentido, el sector reclama que, más que inspecciones o sanciones, hacen falta campañas de información y "acompañamiento" al propietario, como en otros sitios, para les sea más fácil dar pasos en esa línea. "Una especie de CADE (centros de asesoramiento y desarrollo empresarial) específico para turismo rural", apunta Manuel Pimienta, que considera que se debe ir contra los propietarios que no tienen ningún interés en legalizar, pero ayudar al resto, incluso con líneas de crédito especificas. "La gente en el campo es muy práctica" y desconfía de "normas hechas desde la ciudad para aplicarlas en un entorno que quienes las han hecho no entienden del todo. Hay que bajar al terreno". En este sentido, recuerda que la permanencia de la población en los pueblos es necesaria para la sostenibilidad y la conservación de espacios naturales, pero la dificultad de las explotaciones tradicionales sigue expulsando a gente y hay que dar alternativas. El hecho de que la mayoría de los negocios sean familiares, no permite saber cuánta mano de obra real genera el sector. En muchas casas es la propia familia la que recibe, limpia y mantiene.

Pimienta destaca el papel de las administraciones -en este caso, a través de Prodetur- en la promoción del destino. También es importante su labor y la de los ayuntamientos para que el viajero no salga decepcionado del entorno, señalizando bien, diseñando rutas y abriendo centros de interpretación o monumentos de interés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios