MAIRENA DEL ALJARAFE

El Frente Polisario libera a Maloma tras un secuestro de cuatro meses

  • La joven sevillana de origen saharaui se encuentra en la capital administrativa, Rabuni, a la espera de regresar a España.

Maloma Morales de Matos fue liberada ayer tras el secuestro de más de cuatro meses al que la ha mantenido sometida su familia biológica en el Sahara Occidental. Aún existe cierta confusión sobre los detalles de la operación policial que sirvió para liberar a la joven, de 22 años, de su secuestro, pero todo apunta a que fue una operación policial del Frente Polisario. Según informó ayer el diario digital Futuro Sahara, Maloma se encontraba retenida en la zona de Bahl Hamda Mijek. Durante la mañana de ayer, fue trasladada a Rabuni, la capital administrativa del Sahara Occidental, desde donde se gestionará su traslado a España.

Según informó ayer Efe, representantes del Gobierno saharaui intentaron negociar con la familia la liberación de la joven y su regreso a España, pero ante la negativa  decidió intervenir en Bahl Hamda Mijek. "Hace una semana, un fiscal saharaui visitó a la familia de Maloma en los territorios liberados, y ante la amenaza de una posible situación bélica, pidieron la evacuación del lugar y la liberación de Maloma, a lo que el hermano se negó, y desautorizó al Frente Polisario", apuntaron fuentes del caso.

Ante esta situación, a las nueve de la noche del jueves, fuerzas del Frente Polisario intervinieron para rescatarla de la casa donde estaba retenida, donde fueron detenidos la madre, una tía materna y el hermano de Maloma, junto con varios jóvenes de los que no se ha precisado el número ni la relación que tienen con la familia biológica.

La familia de adopción sevillana estuvo recibiendo información de las autoridades saharauis y pidió hablar con ella por teléfono, una vez que llegó a Rabuni. Los padres adoptivos de Maloma, José Morales y María del Carmen de Matos, y el novio de ésta, Ismael Arregui, fueron convocados a una reunión en el Ministerio de Asuntos Exteriores para informarles de los detalles de la operación, con la idea de que Maloma pueda volver a España cuanto antes. 

Todavía no hay fecha para la vuelta de Maloma, que tiene que pasar un trámite antes de su regreso. Se trata de una especie de declaración jurada por la que la chica debe decir si quiere volver libremente a España o quedarse en el Sahara por su propia voluntad. A la hora de cierre de esta edición, la familia adoptiva de Maloma todavía no había podido contactar con ella, algo que han pedido hacer antes de esta declaración. Los padres, José Morales y María del Carmen de Matos, y su novio, Ismael Arregui, quieren informarle de todas las gestiones que han hecho para conseguir su liberación. "Ella decidirá libremente, pero queremos que tenga toda la información", explicaron ayer fuentes de la familia adoptiva de Maloma.

El ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, dijo ayer que su departamento sigue trabajando en el caso de Maloma y que confía en que la joven española de origen saharaui "recupere su completa libertad de movimientos y pueda regresar a España cuando lo desee". García-Margallo hizo esta declaración a los periodistas tras reunirse en el Palacio de Santa Cruz, sede del Ministerio, con la familia de adopción y el compañero sentimental de la joven.

El ministro explicó que el Ministerio de Exteriores ha realizado y sigue realizando gestiones "al más alto nivel" para trasladar al Frente Polisario el "máximo interés" de España por "una solución rápida y favorable de la situación de la joven española". Acompañado por los familiares de Maloma, el jefe de la diplomacia española dijo que desde que se conoció el caso, su departamento ha llevado a cabo gestiones con representantes del Frente Polisario (tanto en Madrid como en Argel) y con otras autoridades "a altísimo nivel" para lograr una pronta solución. 

La Dirección General de Españoles en el Exterior y de Asuntos Consulares y Migratorios y el Consulado General de España en Argel, destacó García-Margallo, han permanecido en contacto, casi a diario, con el padre adoptivo y la pareja de Maloma. En este sentido, el ministro subrayó la intervención del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, con quien se entrevistó el 1 de marzo antes de su visita a la región. "El secretario general del Frente Polisario, Abdel Aziz, respondió que el Polisario era contrario a la retención de personas", recordó García-Margallo.

Una joven que llevaba viviendo más de diez años en Mairena

Maloma Morales, de 22 años, fue secuestrada por su familia biológica el pasado 12 de diciembre, cuando viajó a los campamentos de Tinduf en compañía de su padre adoptivo, José Morales. Maloma se nacionalizó española hace más de un año porque su sueño es entrar en la Policía Nacional, para lo que la nacionalidad española es un requisito indispensable. Esto ha permitido al Gobierno español poder hacer gestiones para la liberación de la joven, que llegó a Sevilla por primera vez a los siete años para pasar los veranos y desde los 12 se crió con su familia adoptiva en Mairena del Aljarafe. Los padres y el novio de Maloma pudieron hablar con ella al principio de su cautiverio, pero desde Navidad no habían tenido noticias suyas.

Cautela y precaución entre la clase política tras la liberación

La noticia de la liberación de Maloma fue acogida ayer con prudencia y cautela por parte de la clase política. El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, pidió "prudencia" sobre este asunto, a la espera de contar con "todos los datos". "Quiero esperar acontecimientos. Si me permiten, voy a guardar prudencia", manifestó Sanz. En el mismo sentido se pronunció el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, que pidió cautela ante el "delicado asunto" de la liberación de la joven de origen saharui.  "Esperemos que en unos días" se tengan noticias que generen "satisfacción" al respecto, dijo Villalobos, quien insistió en la necesidad de tener "mucha precaución" dado lo "delicado del tema".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios