pedrera

Tres detenidos y dos identificados por los altercados xenófobos

  • La Guardia Civil sigue investigando los destrozos de los coches de los rumanos.

Comentarios 3

La Guardia Civil ha detenido a tres personas por su presunta participación en los incidentes xenófobos ocurridos en Pedrera durante el pasado fin de semana. A estos tres arrestados hay que añadir que han sido identificadas dos personas más, que podrían ser detenidas en las próximas horas. La investigación continúa abierta y no se descartan nuevos arrestos. Estos cinco implicados están acusados de participar en los disturbios violentos ocurridos las noches del sábado y del domingo, en las que decenas de vecinos de Pedrera destrozaron diez coches de ciudadanos rumanos residentes en el pueblo.

El origen de este brote xenófobo estuvo en un accidente de tráfico ocurrido la noche del sábado, en el que un vehículo en el que iban tres rumanos colisionó contra otro en el que viajaba un matrimonio de Pedrera. Tras una discusión, los rumanos golpearon en la cabeza al vecino con un embellecedor del coche, causándole una fuerte contusión. Pese a que los tres presuntos agresores fueron detenidos y se les imputa un delito de lesiones, estos hechos derivaron en una oleada de violencia en las calles de Pedrera, en las que un grupo numeroso de personas salió a intentar quemar y destrozar los coches de la comunidad rumana del pueblo, sin que ninguno de los que sufrieron destrozos tuviera nada que ver con el accidente de tráfico.

Los tres rumanos detenidos por la agresión tras el accidente pasaron el domingo a disposición del juez de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Estepa, que los dejó en libertad con cargos. Se les imputa un delito leve de lesiones y fueron citados el lunes para un juicio rápido que ya se ha celebrado y del que queda pendiente dictar sentencia, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Los otros tres detenidos fueron puestos en libertad directamente por la Guardia Civil y han quedado a expensas de que los cite el juez. Su conducta podría ser considerada como un delito de odio.

La Guardia Civil ha reforzado su presencia en Pedrera desde el fin de semana. Habitualmente, el despliegue normal del instituto armado en esta zona es de una o dos patrullas, tanto para Pedrera como para otros pueblos cercanos como Gilena o Aguadulce. El sábado por la tarde había seis guardias civiles en Pedrera y por la noche, cuando comenzaron los altercados, se enviaron a 36 agentes, casi todos ellos de la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic). También se movilizaron a los miembros del Grupo Rural de Seguridad (GRS), la unidad antidisturbios de la Guardia Civil, que se volvió a mitad de camino al quedar la situación controlada. A algunos de los guardias se les levantó el descanso el fin de semana para garantizar la seguridad en Pedrera.

El domingo hubo 24 guardias civiles, tanto de paisano para iniciar las investigaciones sobre los disturbios como de uniforme para mantener la seguridad. El lunes fueron 23 los agentes desplazados en el municipio y ayer había todavía 20. El subdelegado del Gobierno en Sevilla, Ricardo Gil-Toresano, explicó ayer a este periódico que durante todo el fin de semana ha estado en permanente contacto con el alcalde de Pedrera, Antonio Nogales (IU), y con los jefes de la Guardia Civil para coordinar el dispositivo de seguridad en el pueblo.

Además, informó de que el viernes día 10 de enero se desplazará a Pedrera para presidir personalmente la junta local de seguridad del municipio, en la que se tratará principalmente el asunto de los incidentes de carácter xenófobo ocurridos durante el pasado fin de semana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios