Hallan casi dos toneladas de hachís en dos barcas que remontaban el río

  • La Guardia Civil busca ahora a los pilotos de las lanchas, que huyeron dejando la droga abandonada en el Guadalquivir

La Guardia Civil se ha incautado de casi dos toneladas de hachís en dos embarcaciones que navegaban por el río Guadalquivir, entre Isla Mayor y Lebrija. Con 1.920 kilos de esta droga, este alijo supone la mayor cantidad de hachís requisada por el instituto armado en lo que va de año en la provincia de Sevilla, según informó ayer la Guardia Civil en un comunicado. Ahora queda por investigar quiénes transportaban la droga, su origen y su destino, ya que hasta el momento no ha sido detenida ninguna persona en relación con este hallazgo.

La operación de la Guardia Civil surgió cuando un grupo de agentes de este cuerpo detectó las dos barcas sospechosas remontando el río. Una de las patrullas del instituto armado observó a dos personas que estaban subidas en un terraplén desde el que se dominaba el río y los campos de alrededor. Al percatarse de la presencia policial, estos dos individuos salieron corriendo.

Acto seguido, uno de los pilotos de las embarcaciones dejó su lancha abandonada en el río entre los términos municipales de Isla Mayor y Lebrija. El piloto se subió a la otra barca, que partió hacia la zona de La Señuela. Una patrullera del servicio marítimo de Cádiz localizó la embarcación poco después. Los dos ocupantes de la lancha saltaron a tierra al ver que eran perseguidos y huyeron campo a través. En la primera de las lanchas la Guardia Civil encontró cuatro fardos de hachís y en la segunda 51. También han quedado requisadas las dos barcas, del modelo foreña, de seis metros de eslora y con motores de 250 cv.

Los agentes de la Guardia Civil tratan ahora de localizar a los dos pilotos y a las personas que vigilaban desde el terraplén. Uno de ellos ya ha sido identificado y los investigadores esperan cerrar la operación en los próximos días.

El río Guadalquivir es desde hace años una vía de entrada de droga en Europa. Desde que se reforzó el sistema de vigilancia del Estrecho de Gibraltar para interceptar las oleadas de inmigrantes que querían llegar a España en pateras, los narcotraficantes buscaron rutas alternativas a las playas de Cádiz. Una de ellas, que durante algún tiempo fue muy activa, es el Guadalquivir. Generalmente, la droga se transporta en lanchas muy potentes desde el norte de África hasta Sevilla remontando el río. La mercancía suele guardarse antes de llegar a la capital, generalmente en naves industriales de Dos Hermanas, Coria o la propia Isla Mayor.

En este municipio es especialmente difícil vigilar la entrada de droga, ya que del Guadalquivir surgen numerosos canales y hay grandes extensiones de terreno en los que no hay ningún lugar para ocultarse. Este alijo se produce tan sólo dos semanas después de que la Guardia Civil se encontrara más de 200 kilos de cocaína en una furgoneta que había sido sustraída y estaba mal aparcada en la avenida de la Raza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios