sucesos

Imputado un falsificador por vender piezas arqueológicas desde Osuna

  • El Seprona halla en su vivienda un taller con todo lo necesario para reproducir algunos objetos y simular certificados de autenticidad

Dos imágenes facilitadas por la Guardia Civil del registro del taller, con elementos para reproducir piezas arqueológicas y certificados de autenticidad. Dos imágenes facilitadas por la Guardia Civil del registro del taller, con elementos para reproducir piezas arqueológicas y certificados de autenticidad.

Dos imágenes facilitadas por la Guardia Civil del registro del taller, con elementos para reproducir piezas arqueológicas y certificados de autenticidad. / M. g.

La Guardia Civil de Sevilla ha denunciado en Osuna a un vecino como supuesto autor de los delitos de daños y contra los recursos naturales y el medio ambiente y de receptación, por la compraventa de objetos procedentes del patrimonio histórico, a través de internet. La investigación ha sido realizada por el equipo del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) y se inició como consecuencia de otra actuación anterior, denominada Operación Dupondio, en Murcia. Gracias a ésta última, se recuperaron 23.000 piezas arqueológicas (como monedas o mosaicos, entre otros objetos). Fueron imputadas siete personas y se detectó que también había implicado un vecino de Osuna.

Según relató el propio cuerpo de seguridad a través de un comunicado, los agentes del Seprona de Sevilla comienzan entonces a realizar gestiones para localizar a este individuo, que había realizado operaciones de compraventa a través de internet de objetos pertenecientes al patrimonio histórico, por un valor aproximado de 80.000 euros.

Se averiguó que las operaciones las realizaba desde su domicilio. Al realizar un registro del mismo, la Guardia Civil halló diversas monedas y objetos históricos. Además, en una habitación había instalado un taller para la reproducción y falsificación de monedas y otras antigüedades así como documentación sobre los envíos que realizaba.

Junto a las monedas, los agentes encontraron numerosos moldes de cera y silicona para reproducción de anillos, monedas y otros objetos. Se localizaron 105 troqueles para falsificación de monedas árabes, monedas del bajo imperio, áureos o dinares. Todo ello está valorado en unos 105.000 euros. También había sellos y etiquetas holográficas para el envío de piezas y autentificación de las mismas. Todo indica que el investigado se dedicaba a la falsificación por encargo, para lo que contaba con material específico, y expedía certificados de autenticidad de los objetos que falsificaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios