Mejoras que aguardan en el andén

  • La estación del Arenal tiene pendiente cumplir con los retos de una estación moderna y metropolitana

El Arenal es la estación principal en Dos Hermanas de la línea de cercanías ferroviarias de Sevilla. También toma este nombre una remozada plaza de forma elíptica desde la cual se llega al Ayuntamiento nazareno y a la zona comercial del centro de la ciudad en tan sólo cinco minutos a pie. Varios miles de personas utilizan desde allí el tren como medio de transporte para llegar a la capital. El hospital Virgen del Rocío queda a ocho minutos; San Bernardo y Nervión, a doce: Santa Justa, a dieciséis. Un lujo si se compara con el tiempo que invierten en llegar a la capital los vecinos del Aljarafe. Sin embargo, la estación del Arenal no parece estar a la altura de una población que en los próximos años alcanzará los 200.000 habitantes. Las instalaciones no están adaptadas aún para los minusválidos; la altura que los pasajeros han de salvar para subir y apearse de los trenes es grande; los andenes son estrechos y carecen de techumbre para resguardar a los ciudadanos de las inclemencias del tiempo; las colas en las taquillas son más que frecuentes.

La estación del Arenal no cuenta aún con un paso entre andenes adaptado para personas minusválidas. Una angosta escalera -especialmente peligrosa para aquellos que corren para no perder el tren- es el único medio para cruzar de apeadero. El Ayuntamiento nazareno asegura demandar desde hace años a Renfe el acondicionamiento de las instalaciones para vecinos disminuidos físicamente; ya en 2005 la empresa había anunciado la instalación de elevadores automáticos. Esta deficiencia, sin embargo, puede tener pronta solución toda vez que Renfe acaba de licitar la instalación en el apeadero del Arenal de un ascensor para facilitar el paso de un andén a otro, en una obra que durará siete meses.

La oposición municipal -PP e IU- ha venido denunciando la falta de pasos para salvar las instalaciones ferroviarias a lo largo de la trama urbana y reivindica desde hace años el soterramiento -o, en su defecto, la depresión- de la vía como solución para evitar la incomunicación entre las poblaciones situadas a un lado y otro del tren. Sobre esta reclamación, Renfe asegura que es una obra de esas dimensiones es competencia del Ministerio de Fomento. El Ayuntamiento reconoce que una intervención así es "complicada" y que, por el momento, lo único que han podido hacer es instar a Renfe a que elabore un estudio en torno al soterramiento, que aguarda sine die. "Anteponemos que el cercanías siga pasando por el centro como está a que desvíen el trazado", asegura el delegado de Urbanismo nazareno, José Manuel Carrión.

El PP denuncia además que la estación cuenta con un único acceso: a través de la plaza del Arenal. Para los vecinos residentes en zonas situadas al otro lado de la vía un puente situado a doscientos metros de la estación es la única forma de cruzar. Tampoco el parque lindante con el tren, gran pulmón verde del casco urbano, tiene conexión física con el Arenal.

Ante circunstancias adversas del clima, sobre todo la lluvia intensa, los techos que cubren los andenes números 1 y 3 resultan más que insuficientes. Si el tiempo no acompaña, los viajeros mejor hacen quedándose en el interior de la sala de espera o en la cantina. Encontrar asiento en la primera resultará difícil, ya que no abundan las sillas. Si el usuario del tren prefiere pasar al bar, encontrará precios muy competitivos y un ambiente muy tradicional, eso sí, pero echará en falta las condiciones de un establecimiento adecuado a una ciudad de más de 100.000 personas. Las prisas no son buenas consejeras en el Arenal: no es infrecuente encontrar las taquillas cerradas o sólo una de las dos funcionando, lo que provoca colas interminables.

La localidad de Dos Hermanas se prepara para la llegada de la línea 1 del Metro, que tendrá diez paradas en su término municipal. Además, el cercanías contará con una estación más en la localidad -se unirá a la del Arenal y Cantaelgallo- en Casilla de los Pinos, que servirá de intercambiador con la propia red de Metro. Mientras, la vieja estación del tren del Arenal sigue aguardando reformas inaplazables.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios