Aznalcóllar

Minera Los Frailes pide permiso para iniciar las prospecciones geotécnicas

  • Los trabajos "pre-operacionales" cuentan con el visto bueno de Medio Ambiente y están ahora en exposición pública

  • La Junta prevé que a principios de año se presente el proyecto de la mina

Una perspectiva de la corta de Los Frailes, que estaba en explotación cuando cesó la actividad de Boliden, en 2001. Una perspectiva de la corta de Los Frailes, que estaba en explotación cuando cesó la actividad de Boliden, en 2001.

Una perspectiva de la corta de Los Frailes, que estaba en explotación cuando cesó la actividad de Boliden, en 2001. / antonio pizarro

Comentarios 1

Minera Los Frailes, la empresa adjudicataria de los derechos de explotación de la Mina de Aznalcóllar, está inmersa de lleno en los trámites para iniciar los trabajos preparatorios de su actividad en el yacimiento. El 31 de julio presentó ante la Consejería de Economía y Conocimiento la solicitud de autorización para la "prospección geotécnica e hidrogeológica del terreno (mina y área industrial)", lo que se conoce como "trabajos pre-operacionales y su plan de restauración".

Están en exposición pública y consisten en la realización de sondeos con perforación del terreno, calicatas y ensayos de laboratorio, así como pruebas con métodos eléctricos y acústicos para tener conocimiento detallado del terreno en el que irá la mina subterránea -que sustituirá a la explotación a cielo abierto que había caracterizado hasta ahora a Aznalcóllar- y las infraestructuras auxiliares, así como del comportamiento hídrico interior de la escombrera Norte, sin restaurar, y de la escombrera Este, que está restaurada pero de la que no hay información actualizada. El resultado de estos estudios servirá de base para calcular estructuras y las características de las construcciones que se harán.

La empresa necesita datos más precisos del terreno para su plan de minería subterránea

Los proyectos cuentan con informes favorables del Servicio de Protección Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio (del 9 de noviembre) y de la Dirección General de Industria Energía y Minas (del 17 de noviembre), que ha establecido que la empresa deberá depositar un aval de 22.872 euros y que, cuando la autorización sea firme, los trabajos se deberán realizar en un plazo de 14 meses. Antes, se debe completar el periodo de exposición pública y alegaciones, que se inició el 28 de noviembre y está abierto hasta el 12 de enero.

Fuentes de la Delegación Territorial de las consejerías de Economía y Conocimiento y de Empleo, Empresa y Comercio precisaron que se trata de la primera exposición pública vinculada a la Mina de Aznalcóllar que se hace desde el propio concurso para la adjudicación. Minera Los Frailes está preparando además el proyecto de la planta depuradora y redactando el proyecto de la mina para presentarlo a principios de año, según las mismas fuentes. A pesar del recurso que presentó la otra empresa que pujó por el yacimiento, en su día los juzgados rechazaron la paralización cautelar de la adjudicación, con lo que ésta sigue su curso, pese a la investigación.

La campaña de estudios geotécnicos que está en exposición pública se realizará la zona Norte del yacimiento y de las cortas de Aznalcóllar (la que sigue albergando los residuos que se recogieron tras el vertido tóxico de 1998) y la de Los Frailes (de la que se extraía el mineral cuando la anterior empresa, Boliden, abandonó la explotación en 2001). Según la documentación aportada, se realizarán hasta 40 sondeos de prospección geotécnica (para la mina, obras subterráneas y de edificación) y 24 de caracterización hidrogeológica, dado que se precisa una información más detallada en este aspecto para la mina en subterráneo.

Las muestras que se extraigan en las perforaciones -tendrán un diámetro de 101 milímetros- se aprovecharán para analizar los tramos de mineral. Según se destaca en la documentación, los trabajos se desarrollan dentro de la zona minera, con lo que la afección al territorio y la restauración posterior serán mínimas (esta última no durará más de un mes). Sólo habrá que desbrozar y adecuar algún camino de los ya existentes y de forma puntual para dar acceso a la maquinaria, que no será permanente. La empresa ha estimado que se generarán unos 167.000 kilos de lodos (11 kilos por metro sondeando), que "se retirarán del emplazamiento conforme se finalicen las labores a través de un gestor autorizado". Dado que la zona se ha explotado como recurso minero históricamente, habrá un control visual por si aparecen restos arqueológicos. El coste estimado de todos estos trabajos son esos 22.872,56 euros que la propia Junta ha establecido como aval.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios