Normalidad en el fin de año tras los actos vandálicos de la Nochebuena

  • Policía y Guardia Civil habían duplicado sus agentes tras los daños en casa del alcalde

La celebración de la Nochevieja transcurrió con normalidad tras los altercados vividos durante Nochebuena, cuando unos 60 jóvenes se concentraron ante la casa del alcalde, Carmelo Conde (PSOE), provocando destrozos, en protesta por el horario de cierre de los bares. La Policía Local y la Guardia Civil habían duplicado sus efectivos de vigilancia, de dos a cuatro personas en cada caso.

Según Conde, la noche transcurrió con "absoluta tranquilidad" y la gente "disfrutó" con la fiesta. El pasado sábado, unos 600 vecinos se concentraron en señal de repulsa por el ataque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios