Coria del Río

El PA recupera diez años después la Alcaldía y el PSOE apela a la justicia

  • El secretario advierte que la moción de censura es nula por la ley antitransfuguismo, el PSOE va a denunciarla. La oposición defiende la legalidad del cambio frente a un gobierno "a la deriva".

Comentarios 18

El andalucista Modesto González fue investido este miércoles alcalde de Coria al prosperar la moción de censura que toda la oposición (seis ediles del PA, tres del PP, el edil independiente y el de IU) presentó contra el socialista José Vicente Franco. Pero no será el final de la incertidumbre que se ciñe sobre este municipio desde las elecciones, por la insuficiente mayoría del PSOE, que ha sido incapaz de cerrar acuerdos en una etapa difícil y con un plenario fragmentado. 

El secretario advirtió cuatro veces en el Pleno que no se debía seguir, que se incurría en nulidad de pleno derecho. El edil de IU fue suspendido cautelarmente de militancia a los cinco días de firmar la moción, lo que choca -dijo- con el artículo 197.1 de la Ley Electoral, modificado en 2011 para impedir que el voto de tránsfugas cambie gobiernos. Franco especificó que se iba a incurrir en delitos de prevaricación y contra la ley electoral. Pero la mesa de edad -el edil independiente y uno del PA- siguió adelante defendiendo que la suspensión de Domingo González es cautelar y hay otras sentencias, una del Ayuntamiento de Armilla, contradictoras con la del Tribunal Superior de Justicia de Asturias que esgrimieron el secretario y el PSOE. El partido va a presentar un contencioso y solicitar a la Justicia medidas cautelares: que el relevo en la Alcaldía -la más importante que el PSOE mantenía en el Aljarafe- se suspenda para evitar que un proceso judicial largo consolide al nuevo gobierno. 

Es el escenario después de un Pleno de casi tres horas y muy tenso. Se sucedieron interpelaciones, arengas y acusaciones de incondicionales de uno y otro. Entre el público había quien esperó desde las 7:30 para coger alguno de los 40 sitios no reservados. El secretario recibió reproches de parcialidad y advirtió que era un funcionario en el ejercicio de sus funciones, que no se le podía coaccionar. Varios asistentes se encararon entre sí. Hasta Tomás Alfaro, alcalde del PA de 1999 a 2003 al que Franco desbancó en otra moción de censura, alzó la voz y le recordó que él sí usó a un trásfuga del PA, José Antonio Calvo, para ser alcalde (la ley antitransfuguimo no existía) y lo hizo edil de Urbanismo. Entre la crispación se colaron argumentos. Los firmantes de la moción coincidieron en que la falta de cintura política de Franco ha hecho "fácil" un acuerdo entre fuerzas antagónicas, que el suyo era un gobierno "a la deriva", de espaldas a la realidad. La intervención de Domingo González era la más esperada. 

Dijo que no se siente expulsado de IU, que ningún órgano colegiado ha decidido algo que le comunicó el secretario de Organización de IU-CA sin preguntarle qué pasa en Coria. "Durante dos años he sido el muro de contención para evitar una moción de censura". Mientras que el PSOE le invitaba a pactar -mostró una propuesta que recibió en 2011 para cobrar 35.000 euros al año-, Franco le acusaba en Facebook de ser como el PP por apoyar mociones como la mejora de la Barriada del Lucero, aseguró. Censuró el "despilfarro" en los años de mayoría absoluta -el alcalde llegó a cobrar 69.000 euros, 41.000 su hermano y portavoz-, que contrasta con la propuesta del plan de ajuste para reducir a la mitad el sueldo a la plantilla. 

Antonio Bizcocho (Partido Independiente Democrático Coriano) consideró que el temor de Franco es que "se abran los cajones". Andrés Parrado (PP), recordó que llevaba 18 meses retando a una moción de censura. Se va a pasar de una política del "miedo, la amenaza y el insulto" a la de "transparencia, democracia y honradez", apostilló. Aún como candidato, Modesto González, empresario de material informático de 38 años, habló de un gobierno "ausente, que no está en su puesto", con las "pilas agotadas", sin "capacidad para dar alternativas al pueblo". 

El discurso de Franco fue el más largo. Puso el acento en que ha transformado el pueblo en 10 años con 120 millones en inversiones, que deja en caja 1,4 millones y que llegó con 60.000 euros, que la deuda bancaria no está entre las mayores de Sevilla (la oposición esgrimió 22 millones de déficit en 2012 y una deuda total estimada de 30), que no ha habido retraso en las nóminas. Sus referencias a Burguillos, como ejemplo de gestión del PP, y su comentario sobre el PA , que "con un traje de flamenca y una bandera" solventa problemas, dijo, motivaron una airada reacción por el agujero que dejó el PSOE en la localidad de la Vega o la polémica por los trajes de una edil socialista de Los Palacios facturó al parecer a su Ayuntamiento. 

Tras las intervenciones, el PSOE dejó el Pleno sin votar. Los once ediles que quedaron dijeron sí a la moción, de viva voz, por orden alfabético. Modesto González prometió su cargo, dio las gracias, ensalzó la valentía del edil de IU y tuvo palabras para Tomas Alfaro. Reconoció que parte del electorado de los partidos que firman la moción no la entiende, pero que era una cuestión de responsabilidad. La situación no es fácil -admitió- pero prometió transparencia y cercanía y una auditoría si hace falta. Tras la sesión, señaló a la prensa cajas apiladas con papel triturado junto al salón de plenos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios