El PSOE de Guillena denuncia una "agresión física y verbal" a dos de sus ediles

  • La secretaria general del partido en la provincia lamenta el "episodio protagonizado por la marca blanca de Podemos". La plataforma que pide la dimisión del alcalde niega la agresión.

La secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, ha manifestado este viernes que dos concejales socialistas del Ayuntamiento de Guillena han sido víctimas de una "agresión" durante el último pleno municipal, en "nuevo y lamentable episodio protagonizado por aquéllos que, un año después de las elecciones municipales, todavía no han aceptado el resultado democrático de las urnas", toda vez que el PSOE gobierna el municipio gracias al apoyo de un concejal de Guillena Sí Se Puede acusado de "tránsfuga" al actuar en contra de los designios de su asamblea. Carmen Vivero, portavoz de la plataforma de Guillena que reclama la dimisión del alcalde, Lorenzo Medina Moya, y del concejal acusado de "tránsfuga" de Sí Se Puede que apoya el Gobierno local socialista, ha negado la agresión.

Verónica Pérez ha considerado "intolerable" esta supuesta agresión "física y verbal" hacia los ediles socialistas y ha exigido a los partidos de la oposición; PP, IU-CA y Guillena Sí Se Puede, que "condenen públicamente los hechos". La dirigente provincial ha censurado la "actitud radical que cada día demuestran tener los miembros de la marca blanca de Podemos en Guillena, instigando a realizar acciones violentas". La acusación recaería sobre una mujer ligada a la plataforma que reclama la dimisión del alcalde y del concejal acusado de "tránsfuga" que le sostiene.

La secretaria general socialista ha vuelto a pedir a los partidos de la oposición "que asuman el resultado de las elecciones municipales", unos comicios en los que el PSOE "ganó por una amplia mayoría" simple, y que "dejen gobernar a quienes los ciudadanos han dado su confianza para solucionar los problemas que tiene Guillena". En este sentido, Verónica Pérez ha reclamado "poner fin de una vez por todas al ambiente de tensión, crispación y violencia que lamentablemente se vive en el municipio, para abrir una nueva etapa de convivencia pacífica entre todos".

La plataforma de Guillena reconoce un incidente "sin agresiones"

Por otro lado, Vivero ha reconocido que en el último pleno, una mujer que pertenece a la plataforma ha protagonizado un incidente, al irrumpir entre las bancadas del gobierno y la oposición, sacudiendo unos papeles y recriminando intensamente a los socialistas las denuncias de las que ella misma ha sido objeto por parte de ellos. Pero según Vivero, los agentes de la Policía Local "sacaron en volandas" a la mujer a cuenta de su estado de agitación, sin que mediase agresión alguna. "Ella va a rectificar, pero no va a reconocer que hubiese una agresión o un tortazo, porque no lo hubo", ha dicho Carmen Vivero, quien insiste en que el incidente se saldó sin agresiones.

Sigue la tensión en Guillena

En Guillena, un municipio gobernado durante más de 30 años por Justo Padilla y después regido por su sucesor, el socialista Lorenzo Medina, las elecciones municipales del 24 de mayo de 2015 se saldaron con una nueva victoria del PSOE, que no obstante obtuvo ocho concejales, uno menos de la mayoría absoluta. IU-CA, de su lado, obtuvo cuatro, el PP tres y dos la agrupación electoral Guillena Sí Se Puede, promovida por Podemos.

Medina, aspirante a la reelección por el PSOE y de nuevo primer edil, había dicho antes de la sesión de investidura que IU-CA, el PP y Guillena Sí Se Puede negociaban un "entendimiento" para arrebatarle el poder, extremo finalmente abortado al votar uno de los dos concejales de Guillena Sí Se Puede a favor de la candidatura del PSOE, por lo que Medina se proclamó alcalde de nuevo en contra del pacto alcanzado entre las citadas fuerzas.

El voto de Javier Pisonero en contra del acuerdo de la asamblea de Guillena Sí Se Puede y a favor del PSOE posibilitó que Lorenzo Medina conservase la Alcaldía, si bien ha despertado una cruda controversia en la que no pocas voces acusan al PSOE de "comprar" la voluntad de este concejal, toda vez que los socialistas lo niegan y defienden que Pisonero ha actuado por "decisión personal". A ello se ha sumado la incorporación de Medina Moya como asesor del Grupo socialista de la Diputación con un contrato de 37,5 horas semanales y la comunicación del Gobierno municipal socialista que estipula un "criterio o sistema de acceso por invitación para evitar colas en la puerta del Ayuntamiento ante las inclemencias meteorológicas", con "dos invitaciones" por cada concejal "de manera que las 34 sillas del salón de plenos queden ocupadas". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios