Polémica por la suspensión del Concierto de Navidad

  • El Ayuntamiento niega el permiso para actuar en la Sala de Cultura a la Banda Municipal, que celebra el evento al raso

Comentarios 2

La Banda Municipal Castillo de la Mota de Marchena actuó anoche en un auditorio improvisado al raso en la céntrica plaza Alvarado como consecuencia de las desavenencias del grueso de sus componentes y de la comisión negociadora de padres y músicos con el gobierno local del municipio, en manos de la coalición PA-PP, que optó en la tarde del pasado jueves por suspender el Concierto de Navidad anunciado para ayer sábado en la Sala Municipal de Cultura "por no haber garantías de su celebración", según precisó a este periódico el primer teniente de alcalde, Jorge Vega (PP).

Vega aludió a una "división interna" en la agrupación musical y a la existencia de músicos "que no estaban de acuerdo con que la organización del concierto hubiese recaído en la asociación de enfermos de alzheimer" -que se quedaba con la recaudación a cambio de limpiar el local-, por lo que el gobierno decidió la suspensión y la comunicó, dijo el concejal, a la comisión de padres. Asimismo, el gobierno local remitió el viernes una circular al director de la banda, Miguel Ángel Troncoso -el único de la agrupación que cobra de las arcas municipales con un contrato de prestación de servicio- para que no celebrase el concierto en la Sala de Cultura, una información que le llegó de manos de la Policía Local mientras ensayaba con los músicos, unos 70 jóvenes de edades comprendidas entre los 13 y los 30 años.

Como telón de fondo de esta polémica suspensión está el plan de saneamiento que PA y PP aplican con recorte de subvenciones y gastos y las difíciles negociaciones entre Ayuntamiento y banda para cerrar un acuerdo de colaboración de cara a 2008, unas conversaciones que están en punto muerto y que el edil responsable de asociacionismo está dispuesto a retomar siempre y cuando no existan bicefalias entre dirección y comisión de padres, sino con una única comisión negociadora ejecutiva.

En cualquier caso, tanto los padres de los músicos como los integrantes de la banda se han tomado la suspensión del concierto como una afrenta enmarcada en el pulso para cerrar un convenio y optaron anoche por celebrar el acto interpretando villancicos en mitad de la plaza Alvarado junto a pancartas con mensajes de apoyo y bajo la mirada del director, que optó por no tomar la batuta "por mandato municipal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios