El Supremo confirma la pena de 22 años para el joven que degolló a su novia y robó a sus suegros

El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la condena de 22 años y 3 meses de cárcel impuesta a un joven que degolló el día 14 de abril de 2012 a su novia en la vivienda que ambos compartían en la localidad sevillana de Estepa y, posteriormente, le robó a sus suegros.

En un auto, al que ha tenido acceso Europa Press, la Sala de lo Penal del Alto Tribunal rechaza el recurso que el acusado, Miguel Ángel R.P., interpuso contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla que lo condenó a 21 años de cárcel por un delito de asesinato y a un año y tres meses por el delito de robo en casa habitada.

Los hechos tuvieron lugar en las primeras horas de la madrugada del 14 de abril de 2012, cuando víctima y agresor iniciaron una discusión "por motivos no determinados" en el marco de la cual el acusado golpeó "al menos" en seis ocasiones a su pareja, que contaba con 26 años, y que cayó al suelo, quedando inconsciente.

De este modo, y "aprovechando que estaba inconsciente", el imputado la degolló, lo que le provocó una hemorragia "masiva aguda" y un shock hipovolémico que le causó la muerte. Tras ello, le anudó un trozo de cable en el cuello, aunque según los forenses ello no influyó en el fallecimiento de Ana María. Tras ello, el acusado se apoderó de su teléfono móvil y de las llaves que Ana María tenía en su bolso y que pertenecían al domicilio de sus padres, para a continuación abandonar el cuerpo sin vida y llamar a los padres de la fallecida "haciéndoles creer que su hija pretendía suicidarse tomando un bote de pastillas".

La versión del condenado es que el día de los hechos estuvieron consumiendo droga desde que se levantaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios