La advertencia de los científicos: el ecosistema sufrirá sin los cangrejos

  • El impacto del cangrejo rojo tras varias décadas ya no es tan grave porque sirve de alimento a muchas aves migratorias

Un biólogo experto que ha estudiado el cangrejo rojo americano, Miguel Ángel Bravo, miembro del equipo de seguimiento de procesos naturales de la Estación Biológica de Doñana, asegura que el impacto de este crustáceo en la Marisma "ya no es tan grave porque lleva décadas en la zona y muchas especies lo han incorporado a su dieta, sobre todo las aves (garza, cigüeña...) por lo que si desaparece el cangrejo rojo podría producir problemas graves en los ecosistemas naturales".

En declaraciones a este periódico, el científico considera que la sentencia del Tribunal Supremo llega tarde y que podría haber tenido más sentido hace cuarenta años cuando el cangrejo acababa de echarse al Guadalquivir, pero no ahora cuando "tocar una pieza puede descolocar otras".

En opinión de este biólogo, que se prohíba la venta del cangrejo rojo no va a suponer que desaparezca y si se persigue controlar la especie, no se va a conseguir, ya que con el nivel de proliferación al que ha llegado ve imposible o muy difícil intentar erradicarlo.

"Es un poco tarde para controlarlo y económicamente afecta a una fuente de ingresos muy importante, con lo que únicamente va a suponer que la población que vive de esto ya no pueda hacerlo", advierte el experto.

Bravo no entiende a qué viene ahora esta sentencia porque hace años ya se dejó fuera del catálogo de especies invasoras este cangrejo rojo americano por ser una fuente económica.

El científico niega que tengan veracidad las afirmaciones que mantienen que la especie prolifera más en las zonas donde se pesca que en las que no. "No está demostrado que donde se pesca hay más cangrejos, con lo que pescar no hace que aumente ni disminuya la cantidad de cangrejos rojos". Y añade que en el Parque Nacional de Doñana, por ejemplo, no hay pesca oficialmente (salvo la furtiva) y no ha desaparecido el cangrejo. Todo lo más, en el Parque asegura que se ha equilibrado la población de estos cangrejos por el equilibrio natural, es decir, por las aves que los tienen en su dieta.

Bravo confirma que este cangrejo se ha extendido por toda España por su transporte en vivo (prohibido en algunas comunidades) que ha contribuido más su proliferación porque se tira en arroyos. Su propuesta de solución es más control a la distribución.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios