El alcalde de Montellano promete pagar la mitad de la nómina de enero y espera solucionar los impagos

  • El socialista Francisco Gil explica que al desembarcar en el poder se encontró con que el Consistorio ya adeudaba cuatro pagos a su plantilla y arrastraba una deuda de 2,6 millones de euros con la Seguridad Social.

Comentarios 1

Después de que CCOO denunciase que la plantilla del Ayuntamiento de Montellano, gobernado por Francisco Gil (PSOE), "no ha cobrado ninguna de las nóminas del año 2016 ni la paga extra de diciembre de 2012", el primer edil ha manifestado  que en pocos días abonará a sus trabajadores "la mitad" de la nómina de enero y espera "normalizar en uno o dos años" el pago de las nóminas a la plantilla municipal. 

Francisco Gil ha considerado "normal" las quejas y protestas de la plantilla como consecuencia del impago de sus nóminas, pero ha defendido que el Gobierno municipal socialista está "haciendo todo lo posible para solucionar la situación" del Consistorio, después de haber asumido el poder con una "mochila" bastante pesada en términos económicos. 

Y es que según Francisco Gil, al desembarcar en el poder se encontró con que el Ayuntamiento ya adeudaba "cuatro nóminas" a su plantilla y arrastraba una deuda de 2,6 millones de euros con la Seguridad Social, sufriendo retenciones en su participación en los ingresos del Estado (PIE), uno de los pilares de la financiación municipal, por un anticipo solicitado años atrás en dicho concepto. 

En paralelo, ha explicado que al asumir el poder, descubrió que el "capítulo uno" de los presupuestos municipales, relativo al personal, "estaba muy alto" y los socialistas han "querido mantener la plantilla", con lo que según alega sólo se ha producido tres "salidas" en la plantilla municipal. 

A tal efecto, ha expuesto que el Gobierno municipal tiene que afrontar las medidas del plan de ajuste aprobado por el Ayuntamiento para adherirse al mecanismo estatal de pago a proveedores, que conduce a las administraciones a endeudarse para sufragar facturas pendientes de pago con sus proveedores, pero además mediante planes de ajuste traducidos en sacrificios en materia de gastos corrientes e inversiones. De cualquier modo, el socialista Francisco Gil ha asegurado que espera "tener normalizado el pago de las nóminas en uno o dos años". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios