Palomares del Río

La alcaldesa descarta dimitir pese a la crisis de su gobierno y su reprobación

  • El número dos del PP anuncia que tampoco se va, con lo que dos ediles se seguirán repartiendo la gestión

  • La oposición alerta del deterioro del municipio, pero no presentará una moción de censura

La alcaldesa de Palomares del Río, Dolores Rodríguez, descartó ayer en el Pleno forzado por la oposición para que diera explicaciones por la fractura en el gobierno del PP -sólo siguen dos concejales de cinco, contándola a ella- que vaya a renunciar, aunque pidió perdón por lo que está ocurriendo. "¿Qué voy a hacer? -dijo en el debate-. Seguir peleando para sacar el pueblo adelante; es mi compromiso, porque sí siento Palomares y quiero seguir trabajando por Palomares antes de irme de la política". Ante la negativa a someterse igualmente a una cuestión de confianza dada su minoría, los grupos de la oposición (PSOE, IU-UPIR, Vecinos por Palomares y el PA, que suman ocho ediles, mayoría en el Pleno) aprobaron la reprobación de la regidora y del primer teniente de alcalde, David López, único concejal del PP que la sigue apoyando sin fisuras y con el que se reparte todas las áreas de gobierno.

Los tres ediles críticos del PP votaron con sus compañeros en contra de esa reprobación. Tal vez fue un gesto para no agravar el daño al PP y a sus perspectivas en Palomares. Aunque había dudas: el enfrentamiento ha sido duro. Sobre todo entre Rodríguez y el número dos en la lista del PP, José Manuel de la Villa, al que la alcaldesa cesó de sus delegaciones, al igual que hizo con Alejandro Romero, mientras que Cristina Murillo renunció. Tras el Pleno, De la Villa descartó también que vaya a renunciar como concejal, como le planteó la dirección del PP buscando salidas. "Yo también he sido elegido por este pueblo, tengo una responsabilidad y un compromiso hacia el mismo. Hay un proyecto en común que es el del PP de Palomares y eso debe seguir uniendo", consideró.

Esta lucha por el liderazgo institucional en el PP de Palomares tuvo su origen en el congreso provincial del PP y la disputa entre la antigua dirección de Juan Bueno y la nueva de Virginia Pérez, pero se ha enconado en clave local. Durante el Pleno fue llamativo el desembarco de miembros del PP, afines a unos y otros, entre ellos, Beltrán Pérez, portavoz en el Ayuntamiento de Sevilla y afín a la nueva secretaria provincial, que respalda a la alcaldesa.

Todo apunta que se resolverá ya de cara a las próximas elecciones municipales, con la elección de candidato. Durante su intervención, Dolores Rodríguez justificó el cese de De la Villa de sus delegaciones porque entendió que había información que "escapaba" de su "control" como alcaldesa. En cuanto a las áreas de Obras y Servicios y Policía Local que llevaba Alejandro Romero, aseguró que la propia oposición había denunciado las carencias en las mismas y subrayó que la limpieza ha mejorado desde que cambió de manos. La alcaldesa tuvo, sin embargo, palabras de reconocimiento para Cristina Murillo, quien "siempre ha desarrollado su trabajo con responsabilidad y diligencia". Sigue siendo cuarta teniente de alcalde y sigue en la junta de gobierno local, precisó. La edil insistió en la idea de que dos no se reconcilian si uno no quiere, pero que su "intención y deseo es solucionar" las cosas. Puede que ello pase ahora por recomponer las relaciones con esta edil, que llevaba Servicios Sociales, o intentar que Alejandro Romero dé un paso atrás de alguna forma.

Son especulaciones. De momento, en Palomares hay un gobierno de dos concejales y, de momento, la oposición descarta la moción de censura. Ya se promovió el mandato pasado y no fue bien valorada en las urnas. El PSOE e IU siguen insistiendo en que es el PP el que debe solucionar un conflicto que ha generado, sin convertirlo en "víctima". Un hipotético intento del PSOE por apartar al PP en Palomares podría perjudicar además el acuerdo que se ha alcanzado ahora para que el PP apoye a un alcalde del PSOE en Estepa.

Durante el Pleno -la alcaldesa había convocado uno a las 10:00, que se anuló para debatir en el que había pedido la oposición-, el edil del PA, Antonio Gómez, denunció que la gestión "nunca ha sido satisfactoria", pero "se ha deteriorado" por las "decisiones revanchistas de la alcaldesa", a la que acusó de "morder la mano que le da comer" al "criticar la labor de compañeros que la pusieron en el sillón". "Si no son capaces de ponerse de acuerdo cinco personas, que ni siquiera se saludan, cómo van a gestionar el pueblo". "Es insostenible", aseveró la portavoz de Vecinos por Palomares, Maribel Resurrección.

Juana Caballero (IU-UIPR) subrayó que la decisión de la alcaldesa de "mantenerse" en estas circunstancias daña la percepción que los ciudadanos tienen de los políticos y cuestionó el interés de la alcaldesa. "Tiene razones personales para aferrarse al cargo". Recordó que fue concejal en otros municipios antes de llegar como "cunera" -edil que se presenta como candidato en un municipio en el que no reside- a Palomares.

Ana Isabel Jiménez Salguero, portavoz del grupo socialista, le reprochó que se esté "limitando a dejar pasar el tiempo" y consideró que la alcaldesa no tiene "habilidades para el diálogo ni empatía", pero "sigue anteponiendo intereses personales y políticos" al interés general.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios