Un asunto bastante espinoso

  • Bormujos acoge hasta el jueves una muestra de cactus y plantas suculentas de la Asociación Acysal muestra de cactus y plantas suculentas Centro Cultural La Atarazana de Bormujos. Hasta el 13 de marzo. De 9.00 a 21.30. Entrada gratuita.

Comentarios 1

Cuando con 8 años a Juan Carlos Gaitán le regalaron un cactus, nunca pudo sospechar que 50 años más tarde esa planta sería la primera de los 3.000 ejemplares, entre cactus y suculentas, que en la actualidad posee en su colección privada. Hoy ese primer ejemplar sobrevive en su casa de Gines porque, según explica este capataz agrícola de Mairena del Aljarafe, "los cactus son como las tortugas, pueden durar muchísimos años". Desde ayer, y hasta el próximo jueves, como miembro de la Asociación de Amigos de las Plantas Suculentas y Cactus de Andalucía (Acysa), muestra parte de esta colección -cerca de un centenar- en el Centro Cultural La Atarazana de Bormujos.

Con esta exposición, organizada por la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Bormujos en colaboración con Acysa, se pretende trasladar al cada vez mayor colectivo de aficionados a este tipo de vegetación las ventajas de su cultivo, así como divulgar su conocimiento y propiedades, ya que, según Gaitán, "son unas plantas bastante comunes en las casas y en la calle, pero muchos no reconocen su valor y variedad, así como sus propiedades". Por todo ello, el socio de Acysa explica como en un futuro, y una vez el Ayuntamiento les conceda una sede, desde la asociación "se pretende crear una biblioteca sobre este asunto y una pequeña escuela taller donde enseñar, sobre todo a los más pequeños, a cuidarlos".

Como preámbulo a esta sede, sirva de ejemplo y formación esta muestra. Una de las principales dudas que asalta al visitante cuando entra en la sala es la diferencia entre suculentas y cactus. Juan Carlos explica como "todos los cactus son una variedad de suculentas -plantas carnosas que han desarrollado mecanismos tendentes a acumular agua en sus tejidos- pero los cactus tienen púas y eso lo que los diferencia".

Aprendida la primera lección, la procedencia de los mismos ocupa la segunda pregunta. "En España los hay, pero son difíciles de conseguir, y también en África del Sur, pero el 90% procede de Centroamérica". También de la baja California. De estos últimos la muestra alberga una serie de carteles cedidos por el Jardín Botánico Juan Carlos I de la Universidad de Alcalá en Madrid.

Completan la exposición una serie de fotografías en color. "Todos ellos con flores. Porque los cactus tienen flores aunque, en ocasiones, sólo les duran un día o una sola noche", aclara Gaitán.

Entre los más curiosos, el especialista destaca el melocactus, que al llegar a la madurez desarrollan un "gorro" (cefalio), un manojo denso de puntos de crecimiento entre los que surgen vello y espinas y flores pequeñas. O los epifitos, "que viven sin tierra, crecen colgados de los árboles".

Los hay gigantes que pueden alcanzar los siete u ocho metros de altura como el euphorbia candelabrum, que "tanto se ven en los jardines de Sevilla", indica Juan Carlos. Y también enanos, como el lithops (cactus piedra), "parecido a la planta de la pata de un elefante".

A los más conocidos como el aloe vera o los globulares (como el asiento de suegra) se suman otros muy cotizados por los coleccionistas como los que tienen forma de cresta. "Es difícil que en estado natural presenten esta morfología", indica el de Acysa, quien añade que el próximo fin de semana todos los cactus expuestos serán plantados en el Parque Carlos Cano de Bormujos con el fin de crear un jardín permanente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios