política municipal

El aumento de partidos obliga a fijar tiempos para los debates plenarios

  • Varios consistorios han modificado su reglamento y la Diputación ha puesto un contandor

Al fondo, arriba, el marcador del tiempo de las intervenciones en la Diputación. Al fondo, arriba, el marcador del tiempo de las intervenciones en la Diputación.

Al fondo, arriba, el marcador del tiempo de las intervenciones en la Diputación. / J. M. Paisano

La llegada de nuevos grupos políticos a las instituciones ha tenido aspectos positivos, como los que tienen ver con la pluralidad en los puntos de vista o el sobresfuerzo que, en los casos en los que no hay mayorías absolutas, se tiene que hacer por entenderse y llegar a acuerdos mínimos. Aunque esto no siempre se consigue. Pero también ha tenido otros efectos desde el punto de vista práctico, como el aumento de los tiempos que se emplean en los foros en los que por ley el debate tiene debe ser público, como los plenos. Así, están siendo muchas las administraciones locales que, para no perder del todo la operatividad de estas sesiones, están estableciendo por primera vez tiempos limitados en las intervenciones de los distintos grupos.

El último Ayuntamiento en hacerlo ha sido Carmona, donde acaba de aprobarse de forma definitiva una modificación del reglamento de funcionamiento, con el acuerdo de todos los grupos, que, en este caso, tampoco son tantos: PP, PSOE, IU y Participa Carmona. Aún así, según fuentes municipales, el aumento de la duración de los plenos ha sido perceptible. A partir de ahora, al debatir cualquier punto cada grupo tendrá dos turnos de intervención pero por un tiempo limitado: el primero de cinco minutos y el segundo, de dos. Si no se utiliza, no podrán cederse a otro grupo. A ello, se podrán sumar otras intervenciones por alusiones limitadas a tres minutos, antes de la votación.

El Ayuntamiento de Sevilla, con sesiones de hasta 12 horas, también lo está estudiando

El aumento de los partidos con representación en el pleno ha sido más apreciable en la Diputación Provincial de Sevilla, donde se ha pasado de cuatro -PSOE, PP, IU y PA- durante muchos mandatos, a cinco -PSOE, PP, IU, Participa Sevilla y C's-. En mayo de 2016, la Corporación también decidió fijar un límite temporal para las intervenciones que, eso sí, en muchos casos se aplica con flexibilidad y se deja tiempo para que el diputado concluya su argumentación. En cualquier caso, para que todos los diputados lo tuvieran como referencia, se instaló un marcador en el salón de plenos, bien visible tras la presidencia, que marca los cinco minutos al inicio de cada turno -dos por cada partido y asunto- y que se van descontando. El reglamento, que se modificó en julio de 2017, limitó las intervenciones por alusiones o precisiones a 3 minutos.

No obstante, si hay una institución en el que el aterrizaje de más partidos políticos ha aumentado de forma exponencial la duración de las sesiones plenarias ha sido el Ayuntamiento de la ciudad Sevilla, donde con frecuencia éstas se prolongan durante doce horas o más, lo que complica el seguimiento por los funcionarios, medios de comunicación o colectivos interesados en asistir al debate de un punto concreto que les afecta.

En 2015 se aprobó por unanimidad iniciar los trámites para aprobar un nuevo Reglamento Orgánico de Funcionamiento del Pleno, para "mejorar los mecanismos de control al gobierno, aumentar la transparencia, favorecer la participación ciudadana, incrementar la descentralización reforzando las Juntas Municipales de los Distritos y garantizar el derecho a la participación en los asuntos públicos de todos grupos municipales que conforman la Corporación, dada su pluralidad". La propuesta -que todavía está en estudio- recoge en principio que cada grupo podrá presentar dos propuestas por grupo, que se debatirán siempre en comisión y se votarán en pleno, "estableciéndose un sólo turno de palabra que no podrá ser superior a dos minutos".

En esas comisiones, como la de control y fiscalización al gobierno, que se celebrará antes de cada pleno y tendrá carácter público como éste, la propuesta es que se limite a dos el número de preguntas orales que puede presentar cada grupo, que el delegado que conteste deberá emplear cinco minutos para hacerlo y, en caso de haber "réplica o dúplica", ésta no superará los dos minutos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios