El bonobús metropolitano será un 2,72% más caro desde mayo

  • El abono que más sube es el que permite el transbordo con Tussam (entre 80 y 90 céntimos, según el municipio) al actualizarse con las tarifas de la capital

Los usuarios de los autobuses metropolitanos pagarán más por el bonobús y el billete a partir del 1 de mayo, cuando entrarán en vigor nuevas tarifas. El incremento será del 2,72% -una subida similar a la del año pasado- para los bonobuses sencillos y la tarjeta sin contacto (lo que se traducirá en 20 céntimos más que ahora) y de un 7,18% (entre 80 y 90 céntimos) para los que permiten transbordar y usar las líneas de Tussam, porque se han tenido que asumir los precios que están vigentes para los autobuses de la capital desde enero.

El billete sencillo se encarece en un 4,47%, más que los bonobuses, una medida "disuasoria" con la que el Consorcio sigue empeñado en impulsar el uso de las tarjetas entre los viajeros habituales. Así desplazarse por una corona costará 1,10 euros; saltar a la segunda saldrá por 1,20 con el billete sencillo; 1,30 a la tercera -cinco céntimos más que ahora en todos los casos- y 2,20 el billete que permite los tres saltos. Si se opta por el bonobús, el ahorro va desde el 18,18% con respecto al billete sencillo para los tres saltos hasta el 32,5% para el desplazamiento por una sóla corona.

Es lo más destacado para el ciudadano de las decisiones que se tomaron el martes en el comité ejecutivo del Consorcio de Transportes Área de Sevilla, el organismo que preside la Junta y en el que se integran ya todos los ayuntamientos del área metropolitana y la Diputación, para coordinar el servicio de autobuses en la zona, que supone el 28,87% del territorio de la provincia y el 75,76% de su población.

En lo que respecta a los últimos pueblos en incorporarse (Albaida, Alcalá del Río, Benacazón, Bollullos, Olivares, Sanlúcar, Umbrete y Villanueva del Ariscal) pasarán a integrarse también desde mayo en la corona C o la de dos saltos (la misma de Alcalá de Guadaíra y Dos Hermanas, entre otros), con sus tarifas. Hasta ahora tenían un bonobús externo que no le permitía beneficiarse del transbordo con Tussam, que sí podrán hacer ahora.

Los responsables del ente hicieron balance de estos casi seis años de funcionamiento y aseguraron que, desde octubre de 2002, cuando se puso en marcha el billete único, se han ganado un millón de viajeros. En el año 2007, se realizaron 13,8 viajes en el conjunto de las líneas metropolitanos, casi un 2% más que en 2006, según destacó ayer la Consejería de Obras Públicas, que preside el Consorcio, en un comunicado.

Más de la mitad de estos usuarios (el 50,10%) optaron por alguno de los "títulos de integración" -como los define el Consorcio- o abonos, lo que supone un 1,37% más que en el año 2006 frente a los usuarios del billete sencillo. No ha aumentado en demasía, sin embargo, el número de transbordos con la red de Tussam (algo más de 11,6 millones).

La última gran novedad en este sentido ha sido la incorporación desde noviembre de la tarjeta sin contacto, un dispositivo que permite que el usuario no tenga que ceñirse al bono de diez viajes, sino que pueda cargar la tarjeta con el dinero que estime oportuno (de cinco a 500 euros), según sus necesidades. El dispositivo sin contacto es más ágil a la hora de la subida y cancelación de viajes. En estos meses se han puesto en servicio 17.252 tarjetas, con las que se han realizado casi 67.000 operaciones de recarga. Ello supone que el 55% de las personas que usaban el bonobús sin transbordo se han pasado a esta opción.

La expansión de esta tarjeta-monedero depende ya de que Tussam instale -como está aprobado y adquirido ya- el sistema. Este dispositivo puede usarse además en los otros consorcios de transportes de Andalucía (como los que Granada, Málaga o la Bahía de Cádiz).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios