Coria del Río

Investigan si el pozo de un viejo taller de coches causa el 'vertido' de gases

  • Este viernesse hará una prueba en un local de la calle Retuerta para analizar si hay fugas.

  • Emasesa hace catas para descartar también suelos contaminados.

Un momento de la comisión de seguimiento en Coria. Un momento de la comisión de seguimiento en Coria.

Un momento de la comisión de seguimiento en Coria.

Emasesa y el Ayuntamiento de Coria del Río tienen previsto realizar este viernes una prueba en un local, ahora cerrado, de la barriada Guadalquivir, en la esquina con la calle Retuerta, para comprobar si los gases que se filtran por el alcantarillado (entre ellos, fenol y dimetilacetamida, en niveles muy superiores a lo habitual) proceden de un antiguo pozo ciego de un taller de coches, cerrado desde hace más de cuatro años. Se van a llenar todas las arquetas del inmueble y comprobar si hay fugas y si son por las que estarían entrando a la red las sustancias químicas volátiles que provocan el olor a hidrocarburos en casas y calles, que se repiten al final del verano. Este año, por la falta de lluvia, son persistentes y causan distintos síntomas a los vecinos, que Salud insiste en que no son graves.

Como avanzó este diario, la decisión se produce después de que los estudios e informes realizados por la Hispalense, la Agencia de Medio Ambiente y la empresa que tiene contratada Emasesa hayan concluido que esas sustancias son compatibles con una actividad de chapa y pintura y un pozo ciego, que no se eliminara. Hace semanas que el ingeniero técnico municipal había apuntado esa hipótesis, pero el alcalde, Modesto González, matizó que había que acotar donde podría estar una vieja instalación de ese tipo. Es lo que se ha hecho, según se trasladó en la primera reunión de la comisión de seguimiento sobre este tema en el Ayuntamiento en la que, además de todas las partes implicadas y grupos políticos, participaron representantes de los vecinos. No obstante, la teoría del pozo es, de momento, una más. Porque la causa exacta que origina el problema que dura tres meses sigue sin saberse. "No se están escatimando medios" para encontrarla, subrayó el regidor.

El Consistorio pide que se midan los gases dentro de las casas, pero pide "tranquilidad"

Emasesa está haciendo otras investigaciones. Ha iniciado catas en el suelo del entorno de la barriada, frente la gasolinera, por si se hubiera rellenado con terrenos contaminados que pudieran provocar una reacción de este tipo. "Vamos trabajando y descartando hipótesis cada vez más raras", dijo el alcalde, "somos los primeros interesados en que esto se solucione".

Los vecinos no salieron del todo satisfechos de la reunión, porque consideran que sigue sin atenderse lo que más les preocupa: su salud, los "efectos secundarios", como los definió Sergio González, un afectado. Quieren que se les haga un seguimiento epidemiológico, que les vean especialistas y no se les despache con un analgésico, que se declare una "alerta sanitaria". De momento, Salud se ha comprometido a que los que muestran "mayor preocupación" sean vistos por su médico, pero siempre bajo criterios "clínicos".

El alcalde hizo un llamamiento a la tranquilidad: "Todos los informes dicen que no existen elementos que pongan en peligro la salud de los vecinos". Es su argumento, también, para no poner en marcha el Plan Municipal de Emergencias, que ha reclamado el portavoz del PP, Andrés Parrado, y los propios vecinos. Sí va a hacer una petición para que la Agencia de Medio Ambiente haga mediciones de la calidad del aire también dentro de las casas, donde el olor y los gases se concentran más, algo que hasta ahora se habían descartado porque se defendía que la presencia de productos de droguería en los hogares podría distorsionarlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios