La crisis obliga a los ayuntamientos a recortar el presupuesto de sus ferias

  • Palomares del Río se queda, por primera vez, sin festejos y Olivares decide invertir parte de los gastos de la celebración de agosto en cheques-bebés, en un año donde la afluencia en los pueblos es masiva

Palomares del Río se quedará por primera vez en su historia este año sin su tradicional feria de principios de septiembre por la deuda municipal que acumula. El Ayuntamiento no ingresa dinero y ni siquiera puede pagarle a sus empleados, que aún no han cobrado la nómina de julio. Debido a esta falta de liquidez en las arcas públicas, se ha decidido cancelar la feria.

Éste es un caso extremo, pero refleja lo que está sucediendo este verano en los pueblos de la provincia de Sevilla que celebran sus fiestas patronales y locales. La mayoría han tenido que recortar presupuestos debido a la crisis.

"En Estepa hemos ahorrado en torno a un 35% con respecto al año pasado", confirma Ángel Rodríguez, delegado de festejos de este pueblo que celebra su feria del 14 al 17 de agosto. Según el edil, el presupuesto para actuaciones se ha rebajado un 40% y también se ha invertido menos en el alumbrado.

La mayoría de pueblos en fiestas coinciden en esta medida. El ahorro estará en los conciertos, el alumbrado y los fuegos artificiales. "Los artistas de primera fila requieren de un escenario determinado, de una seguridad y de un catering que no podemos permitirnos pagar", confiesa la delegada de Festejos de Los Palacios, Encarnación Durán. En esta localidad, que en los últimos años está luchando por relanzar la fiesta, la feria tendrá lugar del 26 al 30 de agosto y sólo contará con pequeñas orquestas y artistas locales. Sin embargo, no se escatimará en lo que se refiere a servicios públicos: "La seguridad y comodidad para la gente que venga a visitarnos será de calidad, eso está garantizado".

Algo similar hará Morón de la Frontera, que celebrará su feria del 17 al 20 de septiembre suprimiendo el concierto gratuito previo a los días de feria y, a cambio, fortaleciendo el programa de la Caseta Municipal. Eso sí, se mantendrán servicios como la caseta-guardería y el tren de barrios, así como el paseo de enganches, de carácter gratuito, y la feria del ganado. En Almadén de la Plata, también se prescindirá de "grandes cantantes que suelen cobrar en torno a 15.000 euros", calcula Felicidad Fernández, segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento.

Otras localidades, como Olivares, intentan buscar el lado positivo de estos obligados recortes presupuestarios. En este caso, el Ayuntamiento ha preferido recortar en la feria e invertir este dinero en gastos sociales, por ejemplo en cheques-bebé. Así, todas las madres con niños menores de dos años recibirán 50 euros al mes. En total, cerca de 30.000 euros irán destinado a fines sociales. "Como muchos pueblos, hemos ahorrado en fuegos artificiales, actuaciones musicales y en atracciones", explica el alcalde de Olivares, Isidoro Ramos. A pesar del sacrificio, la afluencia a la feria ha sido masiva y es que todo tiene su lado bueno: "Muchos no se han ido a la playa por la crisis y, gracias a esto, ha subido el número de visitantes", confirma el primer edil.

En Alcalá de Guadaíra, que celebró su feria a principios del mes de junio, también resultó ser "un éxito", según afirma el delegado de Fiestas, Enrique Pavón. "Reducimos un 45% los gastos para la feria y, aun así, éste ha sido uno de los años que más gente hemos recibido", comenta.

En vistade que la crisis está dejando sin veraneo ni viajes a muchas familias sevillanas, el alcalde de Cazalla de la Sierra confía en recibir a mucho público este año: "Esperamos más gente en la feria, aunque sabemos que consumirán menos que otros años", asegura Carmelo Conde. En esta localidad, el presupuesto para la feria del año pasado fue de más de 160.000 euros y la edición que concluye hoy ha contado con 20.000 euros menos.

No es un buen año para los feriantes. "A nuestra fiesta ha venido mucha gente, pero, a la hora de comer, los encargados de las casetas aseguran que había un 40% menos de gente", advierte un portavoz del Ayuntamiento de Herrera, municipio que disfrutó de su feria la semana pasada. El recorte presupuestario de Herrera ha sido menor que el de otros pueblos, del 7%, pero el Ayuntamiento intentó atraer a mayor público con actividades gratuitas como las noches flamencas.

En otros ayuntamientos, como el de La Luisiana, la situación es tan negativa que el recorte del 10% realizado les parece ahora pequeño a sus regidores. "Ahora ahorraría aún más, al menos un 50%, pero tuvimos que contratar las actuaciones a principios de año, y entonces la situación no eran tan mala como ahora", confirma el primer teniente de alcalde, Ignacio Freire, que hoy clausurará la feria.

Mayor ha sido el ahorro de la feria de Tomares donde la rebaja se cifra en un 36% menos, según apunta el delegado de festejos, Fernando Rivas.

En toda la provincia, hay una minoría de pueblos que afirman que apenas reducirán gastos, como en el caso de Bollullos de la Mitación o en Utrera. En esta última localidad, las fiestas patronales tendrá lugar desde el 4 hasta el 8 de septiembre. Según el delegado de fiestas mayores, Juan Luis Montoya, "la feria de Utrera es muy importante y ha sobrevivido a pesar de todas las crisis que hemos atravesado". No obstante, según el edil, la única medida de ahorro que tomará será la de "no generar gastos excepcionales".

Cara y cruz de la crisis. Este año las ferias y verbenas están siendo más modestas, pero están contando con una afluencia de público superior a la de los últimos años. A falta de viajes y vacaciones en la playa, buenas son las ferias, con o sin orquesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios