La crisis 'desempolva' los almacenes municipales

  • Los ayuntamientos han tenido que reparar y reciclar viejos adornos de Navidad ante la falta de dinero para poner luces nuevas · Las cabalgatas reducen costes y se quedan sin benefactores

Comentarios 1

Si la crisis ya ha hecho que las ferias de muchos pueblos vuelvan a la mesura, ahora está ocurriendo lo propio con el que ha sido otro referente del dispendio festivo en los años de bonanza: las luces de Navidad y las cabalgatas de Reyes Magos. Son pocos los ayuntamientos que no reconocen abiertamente que colocarán un alumbrado casi testimonial, si no se han visto obligados a suprimirlo del todo. En cuanto a las cabalgatas, y como ocurre desde 2008, los municipios que dependen de la generosidad de las personas que encarnan a los Magos de Oriente para financiarlas están teniendo serias dificultades para hallar voluntarios cuando los constructores están en horas bajas. Un dato indicativo: por encarnar a un Rey Mago en uno de los municipios metropolitanos consultados se piden 3.000 euros, 4.000 para Baltasar, el más solicitado. Hasta ahora. Porque este Consistorio ya estudia costear directamente un cortejo mucho más modesto, ya que no hay nadie que asuma tal aportación.

Fuentes de Sevillana Endesa destacan que el consumo por el encendido de las luces no es disparatado. En los picos influye más una Navidad fría que los arcos de luces en la calle. El presupuesto de los ayuntamientos se va en la adquisición o alquiler y en el montaje de la iluminación, que se ha cambiado durante años apostando por nuevos diseños y que corre a cargo de empresas especializadas que están sufriendo un revés en su negocio. Con todo, la mayoría de los municipios han retrasado el día del encendido y recortado las horas de funcionamiento del mismo como medida de austeridad. Los que no han reducido la iluminación, como Dos Hermanas, apuestan por el tipo de bombilla led, de menor consumo.

Ya han confirmado que no colocarán luces municipios señeros como Carmona, donde en 2010 se gastaron 44.105 euros. El alcalde va a remitir una carta a vecinos para explicarlo. Tampoco lo hará Camas, donde la iluminación acaparaba unos 60.000 euros, ni San Juan de Aznalfarache, donde en un bando el alcalde aduce que, en estos tiempos difíciles, se ha priorizado la cabalgata. En Gines, se prescindirá del alumbrado, aunque se hará "un esfuerzo" por mantener el mercado navideño de este fin de semana.

En Villanueva del Río y Minas, uno de los ayuntamientos que aseguran que están al borde de la quiebra, aún se deben los cerca de 51.900 euros que costó el montaje de luces para la pasada Navidad y las ferias. El Ayuntamiento ni se plantea el gasto cuando debe varias nóminas. Ha sido la iniciativa de dos jóvenes, Antonio Jesús Gómez y Manuel Barroso, vinculados a los dos partidos que están en el gobierno (Unión Minera y el PP), los que se han propuesto decorar algunas calles a base de material reciclado -botellas de plástico pintadas que conforma estrellas-. Hicieron un llamamiento por Facebook y Tuenti para que los vecinos le llevaran el material con el que están construyendo bolas, estrellas que, junto a otros trabajos que han aportado los dos colegios y el instituto, se colgarán el próximo 14 de diciembre después de dos meses de trabajo. La iniciativa ha sido objeto de atención por parte de cadenas de televisión de ámbito nacional.

La implicación ciudadana pretende también compensar la falta de dinero en Carmona, donde la Peña La Giraldilla, que organiza cada año la cabalgata y a la que el Consistorio ha mantenido la subvención de 13.000 euros, quiere estudiar con el Ayuntamiento la decoración de algunas calles con las estructuras y el material que han acumulado en los 55 años de desfiles que tienen a sus espaldas.

En otros muchos casos, los ayuntamientos están haciendo como cualquier ciudadano de a pie, sacando de los altillos de sus casas -en este caso abigarrados almacenes municipales- adornos que de otra forma hubieran sido pasto del olvido. Por segundo año, la decoración navideña se limita en Guillena a los exornos propios del Consistorio. Los electricistas del Ayuntamiento de Los Palacios han reparado también las guirnaldas y las campanas de Navidad que se han colocado en las entradas y en la zona comercial de este pueblo, frente a los 38.5000 euros que costó la decoración el año pasado.

En Utrera se ha rescindido el contrato con la empresa del alumbrado navideño, que suponía 75.000 euros. La decoración que puede verse desde el miércoles en la Plaza del Altozano, corazón de Utrera, es propiedad del Consistorio: un árbol, al que se suman las luces de la fachada de la Casa Consistorial y la oficina de turismo. El alcalde, Francisco Jiménez, ha hecho un llamamiento a los comerciantes para que le comprendan -los negocios ven en la iluminación un aliciente para las compras- y les insta a implicarse en la decoración de sus negocios "en la medida de sus posibilidades".

Mairena del Alcor ha puesto incluso a sus operarios a disposición de los vecinos, las asociaciones o los comercios que quieran colaborar y decorar alguno de los muchos rincones a los que no llegará al Ayuntamiento, que sólo pondrá tres rótulos luminosos, uno en cada entrada al pueblo y cinco arcos de su propiedad en zonas céntricas este año.

Sin suprimir del todo el alumbrado, los recortes son del 40% en Alcalá de Guadaíra. Se quedarán sin iluminación todos los barrios, mientras que el encendido en el centro se ha retrasado tres días, hasta el 9 de diciembre. En Écija, el tijeretazo ha sido del 61% de los 60.000 euros que se gastaron en luces las Navidades de las inundaciones. Desde Tomares, donde sólo se iluminarán las Cuatro Esquinas -la zona más céntrica en la que se cruzan las calles Navarro Caro y Tomas Ybarra- se asegura que se gastarán 85.000 euros menos que en 2008. En Mairena del Aljarafe se reducirán a la mitad los gastos, hasta 21.138 euros, retrasando una semana el encendido y "reorganizando" algunos aspectos de la decoración.

En La Algaba, si otros años las luces han estado encendidas hasta las seis de la mañana, ahora se apagan a las doce, salvo el 24 y el 31 de diciembre, que lo harán a las cuatro. La empresa que desde 2003 venía encargándose de la iluminación ha asumido la instalación de los diez arcos de la avenida principal y uno más a la entrada de El Aral.

Pero si con el alumbrado lo han tenido más o menos claro, los ayuntamientos son más resistentes a suprimir las cabalgatas y, reciclando carrozas, limitando el número de bandas o los kilos de caramelos que se lanzan, casi todos intentarán poner a los Reyes Magos en la calle. En Mairena del Aljarafe se han sustituido cohetes, fuegos artificiales y bandas por caballos y charangas.

De la crisis no escapan tampoco las asociaciones y ateneos que se encargan de organizar estos desfiles en algunos pueblos. Uno de los referentes es Villanueva del Ariscal, con cabalgata desde 1978 y que traspasa fronteras desde que instauró el reparto de chacinas. Este año las carrozas volverán a arrojar 65 kilos de surtido de ibéricos, y el ahorro vendrá de los caramelos, que se reducen para sustituirlos por bolsitas de frutos secos. La asociación Cabalgata de Reyes vende estos productos a las familias de los niños que participan en el desfile y así se financia.

De 120 niños que han llenado otros años 12 carrozas, se han quedado con 70. Por primera vez en su historia, dos carrozas de Villanueva del Ariscal estarán formadas por personas de la tercera edad y mujeres, madres en muchos casos de los menores que salen en el desfile, a los que se ha acudido para evitar que la cabalgata vaya a menos. Ya se sabe: la ilusión no tiene edad.

Como ocurre en otros pueblos, en Villanueva de nuevo le ha fallado un rey Mago, en este caso Gaspar. La peña a la que le correspondía (grupos de siete amigos que durante siete años se van turnando como rey y pajes aportando cada uno entre 400 y 600 euros) se ha echado atrás y lo encarnará un miembro de la propia asociación.

En Carmona, la Peña La Giraldilla asegura que se da con un canto en los dientes por no haber tenido problemas en este sentido, aunque admite que no tiene la lista de interesados de otros años. La entidad ha reducido en un 10% el gasto en bandas, con las que ha renegociado precios, y en otro 10% en la compra de materiales, buscándolos más baratos o reciclándolos. Lo que no se ha tocado son los obsequios que reparte en centros de menores y de la tercera edad cada año.

La implicación de asociaciones de este tipo y de otras, como hermandades que montan belenes u organizan conciertos de coros, están ayudando a llenar de ambiente navideño unos pueblos donde el presupuesto municipal ya no da más de sí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios